En el peor momento | Cristina Fiore presidirá la Comisión de Economías Regionales del Senado Nacional

A pesar de la política “agrofriendly” del macrismo, las economías regionales acusan una crisis profunda que incluye presión impositiva, altos costos de transporte y atraso cambiario que les impiden expandir de sus actividades.

El nombre completo de la Comisión que presidirá la salteña es “Economías Regionales, Economía Social, Micro, Pequeña y Mediana Empresa”. Se creó ayer y en el inicio de la reunión el senador del PRO Humberto Schiavoni señaló que “en un acuerdo parlamentario el interbloque Cambiemos propone a la senadora Fiore para presidir la Comisión”. Tras la votación por unanimidad se designó en la vicepresidencia a la senadora por San Juan, Cristina López Valverde.

Ello ocurre en un momento demasiado crítico de las economías regionales, concepto que no responde a un criterio científico sino más bien a uno práctico para identificar a las producciones agrícolas y agroindustriales de las zonas extrapampeanas (los cítricos, las manzanas, las peras, las uvas, las aceitunas, el azúcar, el tabaco, la yerba, la miel y el algodón, entre otras) que funcionan de manera más o menos similar y sufren problemáticas parecidas.

Un documento puede confirmarlo. Es del año pasado, fue publicado por la Confederación Intercooperativa Agropecuaria y lleva por título “El campo y la política III”. Allí se señala que “se necesitan políticas sostenibles en el tiempo, con horizontes temporales que excedan los intereses gubernamentales de turno” y advierte que “muchos productores están desapareciendo día tras día, abandonando sus fincas y chacras, y buscando otra actividad que les aporte un ingreso más estable para mantener a sus familias”. “La situación es estructural, desde la falta de infraestructura y logística para transportar la producción desde las regiones hasta los centros de consumo y/o los puertos, los costos de producción y comercialización, hasta la falta de financiamiento acorde con la situación actual y la excesiva presión tributaria, que obstaculiza la incorporación de tecnológica y sigue dificultando el mantenimiento de la estructura productiva en gran parte del interior del país” sintetiza.