El gobernador Juan Schiaretti separó los comicios de su provincia de las nacionales en un bastión de Cambiemos. Los radicales bramaron de bronca.

El rumor que venía sonando desde algunos meses finalmente se concretó: los cordobeses renovarán autoridades el próximo 12 de mayo. De esta manera el gobernador Juan Schiaretti – quien juega en la interna del peronismo “alternativo” pero sin intenciones presidenciales – despega varios meses los comicios provinciales de los presidenciales y se espera que sean varios los municipios que se plieguen a la medida.

El que comunicó la noticia fue Oscar González, presidente provisorio de la Legislatura. “El gobernador enviará este jueves el proyecto de ley donde se suspende el artículo que fija 180 días -por única vez- para la elección de 2019 y se convoca a elecciones provinciales para el 12 de mayo”, dijo el funcionario tal como lo registran los medios de esa provincia.

Las repercusiones no se hicieron esperar y fueron varias las voces de Cambiemos que manifestaron su enojo. Uno de ellos fue Mario Negri, que todavía mastica la bronca por la jugada del peronismo que lo dejó afuera del Consejo de la Magistratura. “Es una vergüenza el manoseo que hace el PJ de Córdoba del sistema electoral y de los recursos del estado para no perder el gobierno. Dejar el poder no debe ser un trauma, sobre todo cuando no hay nada que temer. Hagan lo que hagan, no van a detener el cambio que piden los cordobeses”, disparó el diputado radical.

En la misma línea, Luis Juez, otro de los referentes de la coalición en Córdoba, también se expresó en duros términos hacia el gobernador: “Con todo respeto Sr. Gobernador, por qué directamente no dicta un decreto y prorroga cuatro años más su mandato?” se preguntó el líder del Frente Cívico. El dirigente, que no oculta sus intenciones de ser candidato, agregó: “¿Cuántas veces va a modificar la ley electoral de Córdoba manipulando y cambiando a su arbitrio los tiempos y plazos electorales?”.