Jorge Argüello lo dijo en un evento organizado ayer por el Wilson Center con sede en Washington DC. Del mismo también participó por teleconferencia el gobernador Gustavo Sáenz y sus pares de Catamarca y Jujuy.

Del evento también participó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien planteó que Argentina dependerá en gran medida de la inversión nacional y extranjera para desarrollar la ciencia y la tecnología necesarias que le permitan aprovechar su creciente producción de litio, como los vehículos eléctricos sostenibles.

Municipalidad de Salta

Argentina es el cuarto productor mundial del ingrediente clave en baterías recargables para vehículos eléctricos y almacenamiento de energía renovable. En ese marco, hace tiempo que el gobierno nacional busca seducir a Estados Unidos para que invierta. En ese marco, Kulfas planteó: «Estamos tratando de asegurarnos de que los incentivos sean efectivos para promover una mayor inversión. Claramente, necesitamos tener elementos que se fabriquen en el país. De esta manera podemos impulsar las cadenas de valor en nuestro país y en toda Sudamérica».

El evento también contó con la participación de los tres gobernadores de las provincias que concentran el recurso: Gustavo Sáenz, de Salta; Raúl Jalil, de Catamarca; y Gerardo Morales, de Jujuy. También participó Paul Graves, director general del gigante de litio con sede en Estados Unidos, Livent, que opera la mina Fenix en Catamarca.

Otro de los participantes fue el embajador de Argentina en Washington, Jorge Argüello, quien dijo que ve al litio como un potencial «puente» entre Argentina y Estados Unidos. Señaló que el gobierno argentino ha firmado un memorando de entendimiento con el Departamento de Estado que se centra específicamente en el litio. «Argentina tiene una enorme oportunidad para atraer inversiones significativas, pero nuestro principal desafío es desarrollar la industria de derivados del litio.

Podemos desempeñar un papel más proactivo en unir todo el proceso y la cadena», dijo el diplomático.  «También debe haber una invitación para desarrollar nuevas oportunidades de inversión». Argentina está lista y dispuesta a ir», agregó Argüello. «Argentina quiere ser proactiva en este esfuerzo», culminó.