Elecciones en Salta | Las consultoras que no comparten sus números son las que no fallan

(Izquierda) Martín Sánchez, director de la Consultora Doxa; (derecha) Benjamín Gebhard, director de la Consultora WE.

CUARTO accedió a dos encuestas que circularon por despachos provinciales y municipales antes de las elecciones del domingo. Las mismas adelantaban con bastante precisión los resultados de la elección.

Se suele hablar de la falta de acierto de las consultoras a la hora de publicar porcentajes de intención de voto antes de cada elección. Sucedió en los comicios nacionales y también en la provincia. La opinión generalizada es que las encuestas nunca dan en el clavo. ¿Es así?

Dos estudios recientes realizados en la provincia ponen en duda esa creencia popular y el sentido común de no pocos comunicadores sociales. Las consultoras We y Doxa se aceraron con mucha precisión a los resultados del domingo pasado. Sus mediciones, sin embargo, nunca llegaron a los medios y sí transitaron – antes del domingo electoral – los lustrosos despachos oficiales del Gran Bourg, el Centro Cívico Municipal o las oficinas de candidatas importantes como la de Bettina Romero.

Los números muestran que ambos pronósticos se cumplieron y se puede arriesgar una teoría que combata la mala imagen de las encuestas: en realidad, las consultoras aciertan, pero sólo comparten esa información con los principales interesados. Es decir, los grandes candidatos quienes probablemente también son los principales clientes.

We, consultora de Benjamín Gebhard, pronosticó que Bettina Romero sería electa intendenta con el 48,3 por ciento. El domingo obtuvo 52,6, una diferencia de 4,3. La misma encuesta le daba 30,6 puntos a David Leiva, quien logró 27,5 (diferencia de 3,1).

En el caso de los candidatos a gobernador, la misma consultora había arriesgado un triunfo de Gustavo Sáenz con el 50,7 por ciento. Sáenz obtuvo el 53,7 por ciento de los votos, una diferencia de 3 puntos.

El segundo lugar fue para Sergio Leavy en la encuesta y en las urnas. We arriesgaba un 23,6 por ciento. El domingo fueron 26,1. Una diferencia de 2,5.

Tercero aparecía Alfredo Olmedo, como finalmente sucedió. We anunciaba una caída en el piso de votos del sojero y le daba 14 puntos. Olmedo finalmente cayó en relación a sus elecciones anteriores, pero logró 15,3.

La firma Doxa que dirige el periodista y consultor Martín Sánchez, pronosticaba que Sáenz alcanzaría el 55,3 por ciento, menos de dos puntos más de los que finalmente sacó. También estuvo muy cerca de acertar el porcentaje de Leavy: Doxa hablaba de 24,1.

También estuvo cerca de los números reales de Bettina Romero. Doxa anunció una intención de voto del 55,6 por ciento, tres puntos de diferencia. A Leiva le daba 24,7 de intención de voto, una diferencia menor a los tres puntos con los resultados del escrutinio.