El Topo Ramos se quedó sin concejales | Sus ediles se sumaron al espacio del intendente Nacho Jarsún

La diáspora posibilita al jefe comunal contar con los dos tercios del cuerpo deliberativo local. El voto de Ramos que posibilitó la quita de un porcentaje de la coparticipación para el municipio, fue uno de los argumentos para abandonar al actual senador.

Durante décadas Sergio “Topo” Ramos fue el astro político central de Rosario de Lerma. Fue en su época de intendente cuando incluso fue objeto de graves denuncias penales de las que zafó por el favor que recibió de la justicia salteña, aspecto que resaltaba el favor que el “Topo” recibía de las autoridades políticas de la provincia.

En el 2015 perdió las elecciones con Ignacio Jarsún que basó toda su campaña y su posterior gestión en diferenciarse de un Ramos que sin embargo mantuvo un poder residual que le permitió al menos dos cosas: conseguir una banca por ese departamento en el senado provincial y controlar algunos concejales que lo dejaban con poder de juego en el municipio.

Lo último empezó a evaporarse en el día de hoy cuando asumieron nuevas autoridades en el Concejo Deliberante. Y es que ante la poca proyección política del actual senador Ramos, concejales que lo acompañaban decidieron sumarse al espacio que comanda el actual jefe comunal.

“Queremos acompañar la gestión del intendente Jarsún para seguir trabajando por un Rosario mejor, más real y para todos” declararon los migrantes mientras protagonizaban la asunción de las nuevas autoridades: Sara Gerez, Presidenta; Natalia Guerra quedó como Presidenta primera; y Roxana Muñoz se quedó con la presidencia segunda.

Entre los argumentos que se esgrimieron para abandonar al senador provincial “Topo” Ramos, las malas acciones y desempeño en su cargo jugaron un rol clave, aunque también pesó el voto de Ramos – como senador provincial – que posibilitó el año pasado que Rosario de Lerma y el resto de los municipios reciban menos porcentaje de coparticipación.