El secretario general de Amnistía Internacional aseguró que el aborto es «un derecho fundamental»

Foto: Amnesty International.

Salil Shetty está en nuestro país. Agregó que es excesivo el uso que el gobierno de Macri hace de las fuerzas de seguridad.

El secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, vino a nuestro país y aseguró que el aborto es un derecho fundamental. Además, criticó al gobierno de Mauricio Macri por su excesivo uso de la fuerza.

«Es importante que Macri haya habilitado el debate por el aborto en el Congreso. Es un paso audaz que llegó muy tarde», dijo Shetty.

En diálogo con La Nación, el secretario general fue muy claro cuando se le preguntó si el aborto es un derecho humano. «Es un derecho fundamental», respondió.

Luego se explayó: «Macri dijo que los derechos de las mujeres y la igualdad de género es una prioridad. Es cierto que en la Argentina hay muchos femicidios. Pero es importante que si pensamos en la violencia contra la mujer, la discusión del aborto no sea un tema aparte. Este país tiene un número excepcional de abortos clandestinos. Son 500.000 por año y desde 1983 murieron 3000 mujeres por practicarse abortos inseguros. Yo vincularía la discusión de los derechos de las mujeres y la violencia a la discusión actual. La Argentina es uno de los pocos países que criminaliza el aborto, que es la principal causa de muerte maternal. Es muy bueno que hayan iniciado el debate, pero no es cuestión de debatir. El país tiene la obligación legal de proteger la seguridad de las mujeres. El sistema que funciona hoy es obsoleto«.

Shetty también analizó la política de derechos humanos del gobierno nacional. Consideró que «hay más malestar social, hubo muchas protestas». «Se necesita mucho entrenamiento de las fuerzas de seguridad y el apego a las reglas internacionales. Nos preocupa que en el último año las fuerzas de seguridad haya usado fuerza desproporcional. En este punto el Gobierno no estuvo de acuerdo», expresó. Agregó que Santiago Maldonado desapareció durante un operativo del Estado y que fue excesivo que a Milagro Sala la hayan detenido por liderar una protesta.