«Somos el último orejón del tarro», dijo una de sus representantes.

Ana Díaz, referente de las empleadas domésticas de la ciudad de Salta, denunció que trabajadoras del sector fueron obligadas por sus empleadores a concurrir a los hogares en momentos en los cuales una o más personas de la casa tenían coronavirus.

Municipalidad de Salta

“Nos obligaban a trabajar a pesar de que nuestros empleadores habían contraído coronavirus», dijo Díaz, que agregó que en las casas no había un protocolo de bioseguridad. «Ni si quiera se nos permitió cumplir con la cuarentena obligatoria», expresó.

“Siempre hemos sido estigmatizadas porque nos señalaban como las responsables de trasladar el virus de un hogar a otro”, dijo la referente en una entrevista en FM Profesional. Pidió que el Gobierno contemple la posibilidad de vacunarlas contra el coronavirus.

“Lastimosamente, somos el último orejón del tarro, esperamos que alguien nos escuche”, finalizó.

Te puede interesar:

Sin cuarentena a pedido del patrón | Una empleada doméstica de El Tipal denunció que la obligaron a trabajar con permisos falsos