El propio Grande, los legisladores Miguel Nanni, Héctor Chibán y José Gauffin, y el interventor del PRO, Gustavo André, convocaron apenas a veinte personas frente al ex Colegio Nacional.

Dicen que los charlatanes de una causa no deberían empañar la causa misma. Es lo que ocurrió ayer en el Colegio Nacional de Salta: los diputados del PRO no pudieron capitalizar el anhelo de la población por la vuelta a clases. La situación se veía venir. Eran muchos los que advertían que la convocatoria del macrismo para marchar en el día de ayer exigiendo el regreso de los estudiantes a las aulas estaba atravesada por impulsos casi irracionales. El mejor ejemplo era lo ocurrido en Capital Federal: la marcha exigía una vuelta a clases que ya está anunciada para el próximo 17 de febrero.

Municipalidad de Salta

En Salta, los diputados nacionales del macrismo Martín Grande y Miguen Nanni; más el diputado provincial Héctor Chibán, replicaron la iniciativa que apenas reunió una treintena de personas. “La convocatoria quizás no fue la esperada en un día frío y lluvioso, sin embargo, padres y estudiantes se hicieron sentir frente al edificio del ex Colegio Nacional”, resaltó el semanario El Expreso con tono benevolente.

Además de Grande, Nanni y Chibán; estuvo el concejal José Gauffin y el interventor del PRO Salta, Gustavo André. Ellos y las 20 personas que se sumaron a la marcha resaltaron la preocupación por la vuelta a clases y el mal estado en el que se encuentran las escuelas. Martín Grande agregó que “el problema más grande de todo esto son los baños y la falta de agua en cada uno de los establecimientos. Los chicos tienen que estar en las escuelas”, remarcó.

Finalmente, Grande también se refirió al reclamo salarial de los docentes, remarcando que “como cualquier trabajador, los docentes tienen la obligación de educar. Es un deber, si sos docentes estás ahí para educar. La educación es un servicio esencial y no se puede cortar”, concluyó.