Fieles y peregrinos participaron esta mañana en Piquete de Anta de la celebración en el segundo día del Triduo del Milagro. La misa fue en la parroquia en donde se encuentran las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro.

Acompañando a la comunidad estuvo el gobernador junto a su esposa Isabel Macedo, quienes visitaron el lugar en ocasión de esta fiesta por primera vez. Urtubey agradeció a los fieles por el cálido recibimiento y destacó la importancia del Milagro que “es una expresión maravillosa de lo que significa la unidad y eso debe ser una enseñanza para todos, de ver como un pueblo unido es capaz de grandes cosas».

Piquete de Anta es un pueblo de Salta que se encuentra a 2.185 metros de altitud. La iglesia fue construida por el cura vicario Manuel Bazán en el año 1856 sobre los cimientos de la antigua iglesia que fue destruida por un temblor. Si bien Piquete, se consolida como pueblo en 1840, actualmente y con el transcurso de los años y por distintos acontecimientos, entre ellos el temblor fue despoblándose y actualmente es una estancia que cuenta con una comisaría, las viviendas de los propietarios y la Parroquia que atesora las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro que lo convierten desde antaño en una identidad regional. Cada septiembre el Piquete renace con la fiesta del Milagro declarada de interés departamental y que reúne a miles de pobladores del lugar y lugares aledaños.

Desde hace varios años pobladores de Las Lajitas y de localidades cercanas se dan cita en el lugar para renovar su devoción al Señor y la Virgen del Milagro. Al llegar el Gobernador y su esposa recorrieron las calles del pueblo y saludaron a sus habitantes. A ellos le manifestó su agradecimiento y su alegría de poder compartir “ un pedacito de lo que es la Fiesta del Milagro acá en Piquete”. Resaltó la necesidad de seguir “trabajando juntos para lograr esa Salta y esa Argentina que todos nos merecemos».

La misa fue celebrada por el arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello. Luego de la lectura del Santo Evangelio, Cargnello en su homilía explicó a la comunidad la importancia de la celebración de la Santa Cruz. Dijo que cada 14 de septiembre se cumple el aniversario de la consagración de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, celebrada en el año 335. También en este día se conmemora la recuperación de la Cruz de Cristo, ocurrida en el año 628.

Llamó además a los fieles a la reflexión y a saber enfrentar el mal y transformar el dolor en un bien para la comunidad. “Que la fiesta del Milagro sea un paso adelante para mejorar las relaciones entre nosotros», expresó. Finalmente pidió por el crecimiento de este Santuario en Piquete y agradeció a su pueblo por el cálido recibimiento.