La esquina de Belgrano y Deán Funes (Foto: El Expreso)

Ante las críticas, Sáenz aseguró que ese paso no está habilitado para ciclistas, por lo tanto no debería haber riesgo. De todas maneras, la “solución” fue poner un cartel.

La semana pasada inauguraron un nuevo tramo del Corredor de la Fe. El mismo que entre sus objetivos tiene la generación de las “calles de convivencia”. Pero ¿qué son las calles de convivencia? Básicamente son calles que debieran priorizar el paso de peatones y ciclistas; algo que no parece suceder en las esquinas de Avenida Belgrano y Deán Funes, además de Zuviría.

En ambas intersecciones se colocaron unas rejas -para cubrir las alcantarillas- que van en sentido de la circulación del tráfico. Si se va en automóvil tal vez no haya riesgo, pero si se lo hace en bicicleta, y por el lado derecho (como indica la norma), las ruedas podrían quedar atrapadas entre las rejas, generando un enorme problema que derivaría en serios accidentes.

El reclamo por parte de ciclistas fue inmediato. Los medios cubrieron la noticia y se hizo viral la foto de dos bicicletas colocadas en las alcantarillas como si fueran un estacionamiento, con las ruedas introducidas hasta la mitad.

La respuesta municipal

Como suele suceder en la ciudad, ante la crítica, se puso un parche, una solución rápida que de solución no tiene casi nada. Las rejas fueron pintadas de color amarillo y se dispuso un cartel de PELIGRO. De cambiar las rejas, ni hablemos.

En tanto que el intendente Gustavo Sáenz señaló: “Es la única forma de que pueda drenar el agua como corresponde. Las bicicletas no pueden ir por ahí porque son carriles selectivos para el transporte público masivo de pasajeros. O sea, la bicicleta no puede ir por ese lugar, habrá que concientizar que así no sea, o sino buscar una solución alternativa. Si no estaríamos autorizando a que vayan por un lugar que no corresponde”.