El Gobierno jujeño declaró el “Estado de Emergencia Ígnea” hasta marzo de 2023

La medida, que quedó establecida en el decreto N°6573, apunta a fortalecer la estrategia de política pública en materia de incendios de vegetación, y mitigar las consecuencias ambientales, productivas, económicas, sociales y sanitarias.

La ministra de Ambiente y Cambio Climático de Jujuy, María Inés Zigarán, resaltó la importancia de contar con esta herramienta administrativa para respaldar la lucha y tener «una política clara que desaliente los incendios forestales intencionales que degradan el bosque nativo y afectan la fauna nativa».

El «Comité de Emergencia Ígnea», se compondrá por distintas unidades de organización del Gobierno provincial y municipales de las zonas afectadas, siendo la cartera de Ambiente la responsable de coordinar las medidas y acciones necesarias para atender la emergencia declarada.

En ese marco, quedó totalmente prohibida todo tipo de quema al aire libre y de toda actividad que pueda dar lugar al inicio de incendios de vegetación, y suspende las quemas controladas de pastizales, cañaverales, malezas, matorrales, cultivos agrícolas o forestales, bosques y baldíos.

Por otra parte, se incrementó al triple el valor de las sanciones previstas por la ley provincial de “Prevención y Lucha contra Incendios en áreas Rurales y/o Forestales” y que llegan hasta $ 2.182.500 las faltas “muy graves”.

Estado actual

Los equipos jujeños con el apoyo de brigadistas de otras provincias y tres aviones hidrantes del Sistema Nacional de Manejo del Fuego, mantienen un lucha incesante en la zona donde se quemaron hasta el momento casi 7000 hectáreas de bosques nativos y pastizales.