El fracaso del saldo negativo de SAETA revela que el registro obligatorio es una pésima decisión

De 700 mil usuarios, menos de 400 realizaron los trámites. En otras ciudades no es obligatorio.

A tres meses de la implementación del saldo negativo en las tarjetas de SAETA sólo 397 personas realizaron los engorrosos trámites necesarios para acceder al beneficio que otorga apenas diez pesos más.

En un artículo publicado este martes, el diario El Tribuno informó que el titular de la AMT, Federico Hanne, dijo que «de los 811 usuarios que habían solicitado el saldo de emergencia, 397 ya hicieron todos los trámites y los terminaron».

Quienes deseen hacer uso de este “beneficio” deberán llenar un formulario en www.amtsalta.gov para registrarse, además de ir a la oficina de la AMT a firmar los papeles para tener ese acceso. Si en 30 días quien usó el saldo negativo no realiza la carga de la tarjeta para devolver ese saldo a SAETA, será “intimado a los fines del cobro”, según indica la Resolución N° 189 publicada por la AMT.

Hanne además dijo que se aplicará un porcentaje alto de interés a los usuarios que se demoren en recargar la tarjeta. Y agregó que si dejan pasar un mes se dará intervención a la Dirección de Rentas, ya que se trata de dinero del Tesoro Provincial. Para colmo, no todas las máquinas de SAETA reconocen el sistema. Mucho lío por diez pesos.

El registro obligatorio para obtener saldo negativo suena ridículo a la hora de comparar cómo funcionan otras tarjetas en el país. La SUBE, que funciona en 36 localidades, tiene un saldo negativo de 39 pesos que se activa sin necesidad de trámites.