«El FiT-U está pagando las consecuencias de su autoproclamación política» | Violeta Gil sobre las elecciones de la izquierda en Salta

Foto: Facebook Violeta Gil

La dirigente del Partido Obrero y candidata a diputada por Salta Capital, hizo un balance de las elecciones de la izquierda en la provincia. Fue crítica respecto a la división de los frentes pero destacó el trabajo de sus compañeros y el apoyo recibido en el norte salteño, donde lograron dos bancas para concejales.

La fragmentación de la izquierda salteña claramente les jugó en contra en estas elecciones legislativas, al menos en Salta Capital. Por un lado el FIT-Unidad obtuvo mejores resultados, pero así como la alianza Política Obrera-Nuevo MAS, individualmente no superaron el 5 por ciento del padrón. Tampoco lograron renovar la banca que mantenían hace varios años en la Cámara de Diputados y la elección en el senado no fue de las mejores en su historia. Todo ello sería distinto en caso de que el quiebre entre sus principales partidos no hubiera sido parte de la elección. En ese caso, y de haber ido bajo un solo frente, podrían haber retenido una banca en la cámara baja,  e incluso hasta haber obtenido concejales en Salta Capital.

Consultada por CUARTO, la candidata a diputada Violeta Gil, del PO salteño -que en estas elecciones se presentaban en la alianza Política Obrera/Nuevo MAS- resaltó primeramente el abstencionismo. Con un 35% de votantes que no acudieron a las urnas y hubo un amplió número de votos en blanco, Gil analizó: «Esto demuestra que la elección está desacreditada por todo un sector de la población que ha decidido no intervenir en el proceso electoral. Muestra de conjunto a un régimen que no pudo generar un interés en la población. En este cuadro gana la fracción más macrista-romerista del oficialismo y no así los candidatos del justicialismo que sufrieron un golpe tremendo. Matías Posadas perdió al menos seis puntos según lo que indicaban las encuestas».

Puntualmente respecto a la participación de la izquierda en Salta Capital, y particularmente lo logrado por la alianza Política Obrera – Nuevo MAS, comentó: «Si bien promediamos el 3 por ciento, eso es importante en la medida que nosotros veníamos en una batalla de reconstrucción de un vínculo entre el Partido Obrero y los trabajadores en la ciudad de Salta luego de que hubieran visto en el PO una herramienta de intervención política que se había desarmado con la crisis de nuestro partido. Este promedio del 3 por ciento plantea un punto de apoyo para seguir interviniendo y desenvolviendo una serie de batallas en las que hoy estamos».

A nivel provincial, Violeta Gil destacó la obtención de un concejal en San Ramón de la Nueva Orán con el 7% de los votos. Se trata del docente, periodista y militante del PO Samuel Huerga. Así también otro militante, Omar Ramírez, ingresó en el Concejo Deliberante de Colonia Santa Rosa con el 9% de los votos. «Ellos también demuestran el resultado de esta reconstrucción del vínculo con los sectores obreros que están en lucha, particularmente en el departamento de Orán, donde la huelga docente está marcando un punto de orientación política hacia la provincia; pero donde además se han desarrollado luchas muy extraordinarias como ha sido la lucha por la libertad de nuestra compañera Yolanda Vargas que ha tenido a los compañeros del Polo Obrero y del Partido Obrero de Colonia a la cabeza; la lucha de los trabajadores rurales, de los municipales autoconvocados, de los trabajadores de la salud en todo el departamento de Orán».

División de la izquierda en Salta

Bien es sabido para quienes están al tanto de las internas políticas salteñas, que el Frente de Izquierda y Trabajadores, pero particularmente el Partido Obrero, viene hace al menos dos años atravesando un proceso de fragmentación a nivel nacional y en Salta no es la excepción. Tanto la disputa por el uso del nombre y la sigla para estas elecciones –que se dirimió en una instancia judicial– fueron prueba de ello cuando se presentaron las listas. Así, los viejos e inamovibles candidatos del PO como Claudio del Plá, Pablo López y Cristina Foffani armaron un nuevo frente (FUT) y se presentaron junto a candidatos del PTS y el MST bajo la sigla FIT-U. Por otro lado, las candidatas Nilda Zerpa, Gabriela Jorge y Violeta Gil, encolumnadas con la Tendencia del PO, se presentaron bajo la alianza Política Obrera – Nuevo MAS.

Los números muestran que en la categoría Senador, por ejemplo, Claudio del Plá obtuvo 11.546 votos (4,68%) y su lista se posicionó en el 8 lugar, seguido por Nilda Zerpa que obtuvo 7.895 votos (3,20%). En el caso hipotético de que la izquierda salteña se hubiera presentado bajo un mismo sello electoral, habrían alcanzado 19.441 votos, casi el 8% para superar a la UCR que llegó a poco más de 18.300 votos. Sin embargo no les alcanzaba para obtener la única banca que se renovaba en el senado por Capital.

El caso de Diputados es otro cantar. Ahí, Pablo López (FIT-U) llegó a 11.538 votos (4,66%) ubicando a su lista en la décima posición. En tanto Violeta Gil (PO-NMAS) obtuvo 7.742 votos (3.13%). Sumados, los votos de la izquierda en Salta Capital para estas legislativas provinciales dan 19.280 y poco más del 7 por ciento del padrón. Ello los colocaría en el cuarto puesto, por arriba de los candidatos del Frente de Todos y hubieran logrado al menos una banca en la cámara baja.

Consultada por esos números, y sobre la fragmentación del voto en ambos sectores, Gil concordó en que si los dos bloques de la izquierda hubieran ido unidos, el resultado habría sido rotundamente distinto. Luego acotó: «Lamentablemente el FiT-Unidad está pagando las consecuencias de su autoproclamación política. Porque cuando se estableció un debate por la posibilidad de intervenir en listas comunes y en un bloque político común, el PTS particularmente y el MST ensayaron un globo artificial de propuesta y no existió ningún planteo efectivo de unidad y los compañeros del Partido Obrero, para evitar una mayor dispersión, resolvimos y propusimos desenvolver un frente con los compañeros del Nuevo MAS».