El sospechoso Theobart Hartmut intentó desvincularse del hecho que se le imputa. Dijo que a su entender la víctima consumió la sustancia tóxica por decisión propia. Los hechos ocurrieron en una finca ubicada en Palomitas.

Hartmut fue imputado a fines del mes de octubre por la Fiscalía Penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Ramiro Ramos Ossorio. La imputación es por el delito de homicidio calificado por el uso de veneno u otro elemento insidioso en perjuicio de Ramón Ignacio Casas de 56 años. Fue el mismo Hartmut quien aseguró que cuando fue a su finca ubicada en Palomitas, encontró a su empleado sin vida y en avanzado estado de descomposición en una habitación que ocupaba y que le parecía que había consumido alguna sustancia tóxica.

El resultado preliminar de la autopsia reveló que la muerte de Casas se produjo por intoxicación con veneno (pesticida). A esos elementos, Ramos Ossorio sumó la declaración de familiares de la víctima, quienes dijeron que Casas trabajaba hace varios años para Hartmut desempeñando trabajos de cuidado de la hacienda y que mantenían malas relaciones laborales ya que no le pagaba lo que le correspondía y le propinaba malos tratos. Los hijos del fallecido incluso relataron que su padre los reunió y les manifestó que su patrón lo seguía y que cualquier cosa que le sucediera, sería su culpa. Una de las hijas de Casas dijo que su padre le confesó que había radicado una denuncia ante la AFIP contra su empleador, lo que fue verificado por las tareas investigativas preliminares mediante el secuestro de documentación acreditante.

A más de tres semanas de los hechos, el finquero de nacionalidad alemana se presentó el pasado viernes a declarar ante la Fiscalía Penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas. Lo hizo acompañado de un abogado particular y en su declaración dio su versión de los hechos asegurando que él cree que Ramón Ignacio Casas se suicidó. También brindó algunos detalles de su relación laboral con Casas y trató de desvincularse de la acusación que pesa en su contra. Cabe recordar que se encuentra imputado y detenido por el delito de homicidio calificado por el uso de veneno u otro elemento insidioso en perjuicio del trabajador de 56 años.

Ramos Ossorio, por su parte, explicó que desde la Fiscalía se continúa con la recepción de testimonios y se espera el resultado de distintos estudios y pericias solicitadas al Cuerpo de Investigaciones Fiscales que permitirán esclarecer lo sucedido.

También te puede interesar:

Inmigrantes poderosos | El extranjero rico no pide permiso para matar al trabajador rural