El Ejecutivo vuelve a meterse en las internas gremiales: esta vez en APDFA

Silva (der.), secretario general de APDFA - Foto: APDFA

Después de la designación de un delegado normalizador en la Asociación del Personal de Dirección de los Ferrocarriles Argentinos y Puertos Argentinos, el secretario general de ese sindicato aseguró que el gobierno viola la voluntad de los trabajadores y pretende silenciarlos.

La semana pasada se conoció que el gobierno nacional nombró a un delegado normalizador en la Asociación del Personal de Dirección de los Ferrocarriles Argentinos y Puertos Argentinos (APDFA) por supuestas irregularidades en la última elección de autoridades. Además, se denunció por sedición al ingeniero José Adrián Silva, secretario general del gremio.

“Obviamente la posición del gremio en su conjunto es rechazar y repudiar este accionar que está en la línea definida por este Ministerio de Trabajo de avasallar a las organizaciones sindicales. Esta decisión la estamos enfrentando judicialmente, y si la justicia actúa conforme a derecho deberá declarar nula la resolución”, dijo Silva al sitio Crónica Ferroviaria.

Según informó Ámbito, el conflicto se remonta a noviembre pasado, cuando Silva logró la reelección en el cargo de secretario general. Según el medio, las empresas estatales del servicio ferroviario presentaron impugnaciones con el argumento de que el universo de representación del gremio excedía la cantidad de trabajadores. A continuación lo hizo una lista opositora en uno de los cuarenta distritos en los que se divide la organización. La cartera laboral alegó entonces que no contaba con tiempo suficiente para analizar las impugnaciones y en esa línea dispuso suspender los comicios.

El Ministerio designó como delegado normalizador a Gabriel Bran, que, según Ámbito, tiene lazos con José Pedraza, el ex líder de Unión Ferroviaria encarcelado por el asesinato de Mariano Ferreyra.

Para Silva, la designación del delegado “viene a confirmar la decisión del Ministerio de Trabajo de violar la voluntad de los trabajadores que participaron masivamente en la elección llevada adelante el 26 de noviembre de 2017. Además es violatoria de una decisión judicial que dictó una cautelar vigente que el gremio solicitó previendo esta situación”.

Silva además agregó en Crónica Ferroviaria que el gremio “le planteó a los compañeros de Ferrobaires que todavía no fueron transferidos a la Nación y que quieren continuar trabajando que no acepten y menos aún firmen los distintos acuerdos de desvinculación que les están proponiendo, que resistan, y que nosotros seguiremos planteando y exigiendo la continuidad laboral de los compañeros. Creo que en la lucha está el único camino posible para el futuro laboral de los trabajadores”. Esto, considera, molesta al gobierno: “Es obvio que el Ministerio de Trabajo pretende silenciar la postura de APDFA. Lo ha intentado de todas formas, nos ha presionado y amenazado a través de oscuros personajes de ese Ministerio. Pretenden que nos banquemos despidos, pretenden que ignoremos la cancelación de los servicios ferroviarios de pasajeros de la provincia de Buenos Aires, pretenden que abandonemos nuestra lucha por incorporar a nuestro Convenio Colectivo de Trabajo a los trabajadores jerárquicos que aún siguen ‘fuera de convenio’ con todo el perjuicio que ello significa, molesta nuestra prédica permanente por poner los ferrocarriles y los puertos al servicio de los verdaderos intereses nacionales. Pretenden un sindicato ‘alineado’ incondicionalmente a las políticas de gobierno. No pudieron hasta ahora, entonces intentan ubicar en el sindicato a quienes estén dispuestos a traicionar nuestras banderas”.