El atraso eterno | Chaco salteño, entre las inundaciones y las sequías

Foto: Frente Nacional Campesino.

Un comunicado del Frente Nacional Campesino mostró las necesidades que viven los habitantes y los animales de la zona. Se habla de «una infernal sequía» que destruye las producciones.

Los padecimientos del Chaco salteño nunca se terminan y llegan desde todos los extremos. Si no es la sequía son las inundaciones. De eso habla el comienzo de un comunicado del Frente Nacional Campesino publicado este martes y que muestra que los habitantes de esa zona son eternos postergados, olvidados por los salteños de localidades menos golpeadas.

«En algunos parajes del Chaco salteño continua la sequia, sequia que es periódica, prolongada y cada vez más devastadora», comienza el texto. «Es verdad que muchos parajes hoy cuentan con agua por desborde de ríos o por lluvia, pero también es verdad que varios parajes siguen sufriendo las consecuencias de una infernal sequia», sigue.

El comunicado habla de una sequía que destruye la producción campesina. «Tal es el caso de cinco familias campesinas del Paraje El Estanque, a 25 kilómetros al sur de la localidad de Los Blancos, jurisdicción del Municipio de Rivadavia banda Norte».

En ese paraje vive el joven productor campesino Enrique Cruz junto a su familia. «Él nos cuenta que vive un tiempo de mucha desesperación por la falta de agua y por las pérdidas que le ocasiona la sequia al igual que cuatro familias más del mismo paraje», relata el texto, que agrega que «Don Enrique Cruz y cuatro familias más del Paraje El Estanque necesitan con urgencia el auxilio de las autoridades provinciales y/o municipales para superar la situación de emergencia y desastre que atraviesa por falta de agua».

«Desde el Frente Nacional Campesino solicitamos encarecidamente a las autoridades competentes arbitren las medidas legales que corresponden para acudir en auxilio de aquellas familias que todavía no tienen AGUA», finaliza el comunicado.

Te puede interesar: 

Chaco salteño | Otra vez en alerta por la crecida del Rio Pilcomayo