Tras las presiones para que se vete la Ordenanza para que no ingresen vehículos de gran porte al centro de la ciudad, el autor de la iniciativa – Ernesto Alvarado – confió en que el intendente respetará lo que se aprobó por mayoría la semana pasada.

La semana pasada, tras arduas semanas pujando para que se apruebe, se convirtió en Ordenanza el proyecto del concejal Ernesto Alvarado para que no ingresen vehículos de gran porte en el centro salteño. Empresarios del turismo hicieron pública su intención de que la medida sea vetada.

Ante ello, Alvarado resaltó: “Cumplo con mi trabajo, siempre lo vengo planteando, a mí me pagan para trabajar y yo creo que esta Ordenanza es para el bienestar de la gente”, y recordó que “de todas formas, si es vetada, vuelve al Concejo Deliberante”.

“Sigo sosteniendo que cuidar el patrimonio histórico de los salteños, cuidar el centro y las inversiones que se hicieron, es parte del sentido común”, ratificó y añadió que “hay muchas otras actividades, no sólo el turismo, que están mal acostumbrados, creen que en nombre de su actividad se tiene que hacer cualquier cosa”.

Luego, ejemplificó comparando esta controversia con otras situaciones: “Cuando pasó el tema de Tolerancia Cero no tuvo que cerrar ninguna bodega”, y después advirtió “que el intendente siempre tomó buenas decisiones y, de todas formas, sea la decisión que sea, yo como concejal la tengo que respetar”.

“Esta Ordenanza se aprobó con mayoría, se escucharon a todos los sectores, tuvimos tres o cuatro reuniones con los empresarios”, subrayó Alvarado, quien busca renovar su banca dentro del espacio de Gustavo Sáenz.