Durante el 8M hubo 814 llamados a la línea que atiende casos de violencia de género

Lo informó el Instituto Nacional de las Mujeres (INAM). También detalló los tipos de llamados que se recibieron el día en que casi un millón de mujeres marcharon por las calles del país.

Ese trata de la línea 144 que atiende casos de violencia de género y que el 8 de marzo pasado recibió 814 llamados por consultas provenientes de todo el país. El número relevado corresponde a llamadas que se recepcionaron en las tres sedes de la línea telefónica a nivel nacional: la que funciona dentro del Instituto Nacional de las Mujeres se reciben llamados de todo el país; en la sede de La Plata se reciben llamadas de la provincia de Buenos Aires; y en las dependencias de la Dirección de la Mujer de la Ciudad se atienden llamadas de la Ciudad de Buenos Aires.

El diario PERFIL accedió a los resultados estadísticos del INAM que muestran que al total de llamadas se las puede discriminar de la siguiente manera: 131 llamados fueron una “primera intervención”, lo que quiere decir que son personas que se contactan por casos de violencia que no se habían contactado con anterioridad a la línea; 63 de las consultas recibidas durante el 8M se correspondieron a “intervenciones posteriores” que “se refiere a llamados que implican un caso de violencia que ya se habían contactado con anterioridad a la misma línea”; otros 122 contactos se tipifican como “consultas de género”, que corresponden a inquietudes “vinculadas a la temática, pero no necesariamente que sean casos de violencia”; mientras el resto de las llamadas se diferencian en “consultas varias” y “sin tipificar” que pueden o bien ser llamados que no son relativos a la temática, o equivocados.

En relación al año pasado, el número de llamados disminuyó de 829 a 814. La disminución obedeció a dos motivos según los funcionarios del organismo: en la marcha del 8M del 2017 uno de los temas más relevantes en los medios fue la violencia mientras este año lo fue la despenalización del aborto legal; el segundo punto tuvo que ver con el hecho de que hubo adhesión al paro por parte de las trabajadoras de la línea, lo que “tuvo un impacto en la capacidad de atención de las sedes”.

Los encargados del INAM declararon a la periodista de PERFIL que “En la subsede de La Plata hubo una guardia mínima, y en la sede de Capital hubo menos recepción de llamadas por la disponibilidad de operadores y la capacidad de recepción”.