Las versiones respecto al peso de la carga son varias. Una, la oficial, tendría un peso casi cercano a la mitad del estimado por fuentes allegadas a la causa.

El caso del narco avión que pasó por Salta todavía tiene tela para cortar. Entre las conjeturas sobre dónde cargó la cocaína, también están las del peso de la carga. La prensa mexicana asegura que el ejército de ese país tiene bajo resguardo 741 kilos 970 gramos de clorhidrato de cocaína en  la Subdelegación de la Fiscalía General de México en Chetumal.

Nuevo Diario publicó en los últimos días un par de informes al respecto. En ellos detalla por ejemplo que de acuerdo a los dichos del general Román Carmona, del Servicio Integral de Vigilancia Aérea-SIVA (México), el avión transportaba casi una tonelada y media de cocaína.

El cálculo es el siguiente: el avión Gulfstream Aerospace G-1159, con matrícula N18ZL, aterrizó en el aeródromo de Majahualde Quintana Roo, con 42 bolsones, todos con un peso de aproximadamente 35 kilos, lo que daría un peso estimado de 1470 kilos. Es decir, casi una tonelada y media con un precio estimado de 18 millones de dólares.

La versión oficial, o al menos la que se narró en los distintos medios que cubrieron la noticia, hablaba de 32 bolsos. Esto sería algo así como 1120 kilos, poco más de una tonelada. De todas maneras, habría un faltante, si es que comparamos esta versión con la del general Carmona. Y si estimamos la distancia con la versión del ejército mexicano, el peso de la carga se reduce a casi la mitad.