Desde octubre – cuando se inició la vigilancia intensificada de síndromes febriles – el Ministerio de Salud recibió de las diferentes áreas operativas la notificación de 300 casos sospechosos. Rige vigilancia extrema para evitar la propagación.

Así lo informó Griselda Rangeón, responsable del Área Epidemiológica, quien confirmó que hasta la fecha se confirmaron 12 casos positivos de dengue, aunque ninguno grave y tampoco autóctono. Informó que todos fueron importados por pacientes que viajaron a Brasil, Misiones, Santa Cruz de la Sierra y Yacuiba.

La funcionaria dijo además que hasta el momento tampoco se registraron casos de fiebre zika, chikungunya ni paludismo, al mismo tiempo que indicó que cuando existen casos sospechosos, se dispara un alerta para que las brigadas de la Dirección realicen los controles en los domicilios y se fumiguen los mismos.

De todas maneras recomendó mantener los patios limpios, utilizar repelentes, no tener baldes o recipientes con agua y usar preservativo para evitar la propagación del dengue, zika y chikungunya.