Martín Grande. Imagen: captura AM 750 Salta.

Su turno fue a las 4 de la mañana.

Eran las 4.10 de la mañana de hoy. El diputado Alejandro Cacace, de San Luis, terminaba su discurso con cara de autosatisfacción, convencido de que había realizado un buen desempeño frente al micrófono. José Luis Gioja, que presidía la sesión, llamó a continuar con el debate.

«Gracias señor diputado. Tiene la palabra el diputado Martín Grande», dijo Gioja. El silencio dominó el recinto. Los segundos pasaban y Grande no aparecía. Gioja miraba sin entender. Esperaba en vano. Martín Grande no estaba. Nadie sabía por dónde andaba el salteño.

No era una sorpresa. Grande es uno de los diputados que menos tomó la palabra en el Congreso en el 2018, según el análisis anual realizado por Parlamentario. En septiembre faltó a la sesión de Emergencia Alimentaria porque prefirió acompañar a su esposa a peregrinar por el Milagro. El periodista llegó a su banca prometiendo ser el «cadete de los salteños» pero presentó muy pocos proyectos desde que asumió.

Gioja no tuvo más opción que darle la palabra a Juan Carlos Alderete, del Frente de Todos, que sí estaba presente. Grande finalmente apareció y tomó la palabra fuera de su turno.