Las transacciones se incrementaron pero cae la compra en rubros como artículos del hogar y electrodomésticos, muebles y colchones e indumentaria y calzado.   

La pérdida de poder de compra en los ciudadanos se traduce en un mayor uso de tarjetas de crédito y débito. Según la Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra, el mes pasado crecieron las transacciones en un 13,3% y 15,3% respectivamente. Son datos que comparan los movimientos realizados en noviembre respecto a igual mes de 2017.

El estudio de la Atacyc permite, también, conocer los rubros que sufrieron mayores caídas en sus transacciones. Los artículos del hogar y electrodomésticos lideran el podio con una baja de 23%, le sigue el sector de muebles y colchones con un 18% menos y en tercer lugar se encuentra Indumentaria y calzado que marcó una baja de 11,1% respecto a igual mes del año pasado.

Ante la crisis económica, las personas que encuentran difícil viajar al exterior o equipar la casa con productos nuevos se volcaron a los teléfonos celulares: el rubro registró un aumento del 34,6% en la cantidad de operaciones y un 56,2% en el volumen.

Pero tal vez el dato más significativo para describir la difícil situación económica sea el que tiene que ver con el pago de los servicios. Tras los múltiples tarifazos, creció un 24,2% el pago de facturas con tarjetas y un 81,7% el monto de las operaciones.

Desde la Red Link arrojaron datos similares a los de la entidad que agrupa a las compañías de tarjetas de crédito y débito. En su último informe, la empresa analizó el uso del dinero electrónico y dio cuenta de que 3 de cada 4 pagos corresponden a los servicios de luz, agua y gas, además de impuestos nacionales, telefonía y resúmenes de tarjetas.