Dimes y diretes respecto al gas exportado de Bolivia a Argentina

Foto; Miradas del Sur

Ante el pedido del embajador argentino en La Paz, para que YPFB responda a las solicitudes de un mayor volumen enviado para el periodo de invierno; funcionarios bolivianos aseguran que se envía lo estipulado, en tanto otros dicen que el gas enviado sería mucho “más” rico de lo debido.

El título principal de un matutino tarijeño plantea la polémica: “Argentina vuelve a dudar de la fiabilidad del gas de Bolivia”, publica El País, en su edición de hoy.

En la publicación hacen referencia al contrato de exportación de gas natural, cuestionado por el embajador argentino en La Paz, Normando Álvarez, quien habría señalado que no se está dando cabal respuesta a la oferta que se hizo desde Enarsa para “comprar más y más caro en invierno a cambio de comprar menos en verano, sino que además cuestiona que se esté cumpliendo con el actual volumen pactado en contrato”.

Tapa del diario El País (Tarija)

En tanto la contraparte boliviana, con el ministro de Hidrocarburos Luis Alberto Sánchez, comentó a la Agencia de Noticias Fides (ANF): “Lo que nos nominan, les enviamos”, en referencia a la fórmula de aplicación del acuerdo mediante el cual Enarsa solicita un volumen determinado para cada día dentro de los márgenes del contrato.

De acuerdo a la adenda al anexo D del contrato de compraventa de 2017, para el periodo de verano, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) debía garantizar a Enarsa un máximo de 20,3 millones de metros cúbicos al día (MMm3/d), pero la estatal argentina podía recibir 16,7 MMm3/d, mientras que para invierno YPFB debía garantizar un volumen de 23,3 MMm3/d y la Argentina estaba obligada a comprar 20,3 MMm3/d.

Gas muy rico

Entre otras notas relacionadas al tema, publicadas en los últimos días en la prensa del vecino país, se destaca que el asambleísta departamental de Tarija, Wilman Cardozo, manifestó que el gas que se exporta a Argentina es “rico” ya que “ni un 25%” del mismo entraría a la planta separadora de líquidos proyecto que fue construido el año 2014 y que tuvo una inversión de más de 600 millones de dólares.

Además Cardozo manifestó que el Gobierno de Evo Morales, pese a los años que lleva el mando, “no descubrió un solo campo petrolero atraíble”. Y que ahora que Argentina demanda más gas a Bolivia “desnuda el hecho que no se tiene producción” en Bolivia, agregó.