Lo indica un reporte realizado por una decena de organizaciones en la Semana de la Prevención del Embarazo no Planificado en la Adolescencia. La fecha coincide con los festejos por el día del estudiante en cuarentena.

«Hay casi 240 nacimientos por día de chicas que tienen menos de 19 años, lo que nos lleva a tener entre un 14% y 15% de embarazos adolescentes, una proporción que si bien mostró un descenso, se mantiene consistente a los largo de esos años», declaró Mabel Bianco a LA NACIÓN. Bianco es presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) y advirtió “En esos diez partos por hora hay un crecimiento en las menores de 15 y que es producto del abuso», agrega Bianco.

Municipalidad de Salta

Las últimas estadísticas publicadas en la Argentina son las de 2018; ese año nacieron, en total, 685.394 bebés: 87.118 de chicas de entre 10 y 19, incluidos 2350 de niñas madres (entre 10 y 14 años). Por día, son 239 de los 1878 partos atendidos por día, aquel año, de acuerdo con los datos que difundió este año el Ministerio de Salud de la Nación.

«Las necesidades insatisfechas [adolescentes y mujeres que quieren usar anticonceptivos y no consiguen] suben del 11,4 al 16,3%, lo que deja al promedio de los países de la región con el nivel que tenían en 1993», precisó, entonces, Federico Tobar, asesor regional de Unfpa y uno de los autores del informe, que incluye datos del país.

Olga Isaza, representante adjunta de Unicef Argentina, comenta que referencias informales sobre la disminución del acceso a los servicios de salud por la pandemia y el aislamiento social indican que los chicos y los adolescentes dejaron de tener acceso a los métodos anticonceptivos. «En un momento de flexibilización de los encuentros adolescentes, después de un período sin contacto como sucedió, es esperable que quieran tener relaciones y lo deseable es que tengan acceso a información confiable y consejerías de salud sexual y reproductiva, que aunque son virtuales en algunos casos, puedan estar disponibles», señala Isaza a LA NACION.

Por esto, consideró que la campaña #PuedoDecidir, que coordina FEIM, llega en el momento oportuno. Incluye un calendario con actividades virtuales, información sobre los métodos anticonceptivos disponibles y su uso para evitar embarazos no intencionales e infecciones de transmisión sexual, mitos sobre las relaciones y un mapa interactivo de los hospitales y los centros de salud donde se pueden solicitar anticonceptivos de manera gratuita, entre otros datos, que se pueden navegar acá.

De acuerdo con datos del Plan Nacional de Prevención del Embarazo no Intencional en la Adolescencia (Enia) 2017-2019, las organizaciones de la campaña recuerdan que una de cada cuatro chicas que tuvo su primer hijo tan precozmente tendrá el segundo antes de cumplir 19 años. En el 80% de las maternidades públicas del país, el 29% de las adolescentes fue madre por segunda o tercera vez antes de los 20, de acuerdo con las estadísticas nacionales.

«Aun en la pandemia, nos parece interesante con las organizaciones de la sociedad civil tener una mirada a futuro con un mensaje claro para el manejo de la sexualidad de los adolescentes. Que no haya embarazos no intencionales, pero con un ejercicio de la sexualidad plena», opina Fernando Zingman, especialista en Salud de Unicef Argentina. Y agrega que una encuesta de la organización habla de que un 28% dejó de ir a los controles de salud y de recibir las vacunas, lo que permite asumir que también se redujo el acceso a los métodos de anticoncepción.