Deuda externa y tarifas: los ejes que el peronismo “U” y el massismo reclamarán a Macri

Pablo Kosiner solicitaría que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, vuelva al Congreso. Quieren que siga explicando la política de endeudamiento que la semana pasada se truncó por el escándalo del “papelito”.

Lo aseguró la periodista del diario La Nación, Laura Serra, quien interpretó que la reunión de legisladores peronistas en Gualeguaychú, el viernes pasado, representa el embrión de una fuerza en el que confluirán las huestes de Sergio Massa y los legisladores que responden a los gobernadores del PJ, coordinados por el senador Miguel Pichetto y los diputados Pablo Kosiner y Diego Bossio, del interbloque Argentina Federal.

En conjunto suman medio centenar de diputados sin contar eventuales simpatizantes, como los puntanos de San Luis, o los zamoristas de Santiago del Estero. Si a ese núcleo se sumaran el núcleo duro kirchnerista prosperaría en el Congreso cualquier medida opositora destinada a ejercer presión sobre el Gobierno.

Aunque este peronismo “moderado” está lejos de pretender poner en jaque a la gestión de Mauricio Macri, sí está dispuesto a usar su fuerza para ponerle límites. El escenario que elegirán es el congreso y la agenda que pretenden instalar para diferenciarse de la Casa Rosada es el de la suba de tarifas y el endeudamiento externo.

Para seguir con este punto ya habría acuerdo para volver a citar al ministro de Finanzas Luis Caputo quien la estaba pasando mal la semana pasada cuando decidió escribirle un mensaje a la diputada Gabriela Cerruti quien reaccionó a los gritos motivando que se levante la sesión. Para que tal sesión se reanude, la periodista de La Nación aseguro hoy en una nota que Pablo Kosiner, delegado del gobernador Juan Manuel Urtubey y jefe del Interbloque Argentina Federal, lo planteará en la próxima sesión.

“La última vez que lo hizo forzó la citación del ministro Caputo a la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda, el miércoles pasado. Reunión que se levantó intempestivamente cuando la kirchnerista Gabriela Cerutti, a los gritos, agitó un papelito que le había escrito Caputo para, según ella, intentar amedrentarla. ´Por el show del papelito los peronistas de Argentina Federal nos quedamos sin preguntar´ «, se quejó Kosiner.

Pero la cosa no se quedará en una nueva citación de Caputo. Bossio y Lavagna están trabajando en un proyecto en común para limitarle al Gobierno el ritmo actual de endeudamiento. Según admitió el propio Caputo ante los legisladores, la deuda ya trepó a los 320.000 millones de dólares y crecerá, hasta 2021, a un ritmo de 20.000 millones de dólares anuales. Para entonces, la deuda representaría el 60% del PBI, según las proyecciones del Gobierno. Pero supongamos que ocurra una suba más marcada del dólar (pensemos en un 14% más), este stock llegaría en 2021 al 67% del PBI, es decir 7 puntos más de lo previsto en el escenario inicial, advirtió Lavagna.

El tema de la suba de tarifas es delicado: están vigentes para este año sendos aumentos en el gas (hasta un 40%), agua, transporte público y peajes, sin contar las subas en la nafta. El kirchnerismo pretende congelar el aumento y retrotraer los valores a enero de este año. El PJ no kirchnerista no pretende ir a ese extremo, pero sí reducir el impacto de los aumentos tarifarios en el bolsillo de la gente.

Los peronistas actúan a sabiendas del daño que este tema podría provocar en las filas de Cambiemos. Elisa Carrió, socia fundadora de la alianza gobernante, ya hizo saber que no está de acuerdo con la política de subas tarifarias del Gobierno. Más silencioso y discreto, el radicalismo comparte la misma preocupación de la líder de la Coalición Cívica.