Apuntan que a pesar de tener una caída en los ingresos mantienen el servicio. Piden que se les considere al igual que otros rubros en la exención de responsabilidades y el otorgamiento de beneficios.

En un comunicado emitido días atrás desde la Cámara de Estaciones de Servicio, Expendedores de Combustible y Afines de Salta (CESECA), argumentaron que la situación que transcurre el rubro “es extrema”. Aclararon que pese a la situación de pandemia y cuarentena que afronta el país, las estaciones de servicio funcionan “de manera normal para garantizar el abastecimiento de otros servicios eximidos del aislamiento, pero con caídas de un 90 por ciento en sus ingresos y sin llegar a cubrir los costos operativos”.

Además, apuntaron a lo establecido por el DNU “Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción”, en el cual se las excluye “de la posibilidad de percepción de seguros de desempleo y reducción de cargas patronales destinado a los sectores más afectados por la restricción de circulación”. En este sentido señalaron que esto los coloca en una situación acuciante.

Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación de Entidades de Hidrocarburos (CECHA), explicitó: “El sector viene manteniendo un esquema de precios congelados desde hace 6 meses, una decisión que apoyamos para colaborar con las medidas económicas del nuevo Gobierno. Hoy, el aislamiento social obligatorio trajo una caída estrepitosa de más del 90% en las ventas. Es como si estuviéramos cerrados, pero tenemos que seguir operando”. Ante esta situación, elevaron una nota al Ministro de Trabajo de la Nación, exponiendo la realidad del sector.

Manuel Pérez, presidente de CESECA, en diálogo con FM Aries, explicó: “venimos planteando desde hace tiempo un problema de rentabilidad por la caída de ventas incluso antes de la cuarentena”. Además especificó: “los sueldos del gremio nuestro fueron de los que más crecieron en función de los índices inflacionarios”. Actualmente, un trabajador de estación de servicio, o playero, cobra alrededor de los 50 mil pesos, según comentó el presidente de CESECA. En ese sentido explicitó que a los dueños de las estaciones de servicio no les alcanza para incrementar los salarios ante el reclamo de sus trabajadores por un aumento.

Ante la pregunta por lo que solicitan desde la Cámara y a quién, Pérez puntualizó que lo que piden al gobierno nacional es que así como el Decreto antes mencionado otorga ciertos beneficios (Programa REPRO Asistencia por la Emergencia Sanitaria) a algunas actividades y empresas que no fueron declaradas esenciales, suceda lo mismo con el rubro de las estaciones de servicio que sí fue declarado como un servicio esencial. Para ello realizaron un pedido conjunto con la Cámara de Comercio y CECHA al ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas para que considere esta situación. En caso de no recibir una respuesta, Pérez adelantó que apelarán a la justicia porque consideran que se están violando derechos constitucionales de igualdad ante la norma.