El hecho tuvo lugar en barrio Costanera. Más de 10 uniformados ingresaron a un domicilo y desataron la furia policial contra los jóvenes que estaban adentro.

En el momento en el que se debate en la provincia si sería conveniente dotar de más armas a la policía -como es el caso de las pistolas taser- los hechos de violencia policial no se detienen. Esta vez la denuncia apunta a un grupo de uniformados que el fin de semana pasado realizaron un procedimiento en la zona oeste de Salta Capital.

Municipalidad de Salta

Según detalla el escrito que presentó la familia de los heridos, alrededor de 15 policías ingresaron al domicilio ubicado en la esquina de avenida Costanera y Ayacucho. “Los policías entraron por el fondo de la casa, rompiendo el candado de la puerta”, señalan.

“La dueña del domicilio les exigía una orden judicial para ingresar y ante la negativa forcejeó junto a uno de sus hijos. Sin embargo, entraron rompiendo la puerta de la cocina, violentando a la mujer y se dirigieron a una de las habitaciones donde rociaron con gas pimienta a menores de edad. Comenzaron a golpear violentamente con tonfas y a disparar balas de pintura a los jóvenes que se encontraban en el lugar”.

“En medio de la golpiza, los efectivos le quebraron el brazo a uno de ellos, a otro le balearon la pierna, otro sufrió politraumatismo craneal y otro tiene heridas en la cabeza y frente. Los sujetos ensangrentados y heridos fueron llevados a la rastra a los móviles policiales. Los vecinos, que vieron toda la escena, respondieron tirando piedras”.

Actualmente uno de los heridos está internado en el hospital San Bernardo. En el escrito señalan que “ le sacaron 2 dientes y puede perder la pierna”.