Del carro al motor | Familias pobres que trabajan con el carro continúan el plan de reconversión

Últimas motocargas entregadas por el municipio el día de ayer.

Es la segunda parte de un plan que comenzó en 2017. Además, ofrecen como opción capacitaciones laborales.

Desde que en 2017 se desató el conflicto entre proteccionistas de animales y familias pobres que trabajan con el carro y el caballo, la Municipalidad de Salta optó por un plan de reconversión para calmar las aguas.

Por aquel entonces se llegó al acuerdo de que para erradicar la tracción a sangre, el Intendente de la Ciudad, Gustavo Sáenz, entregaría motocargas a las familias carreras. Las condiciones para acceder al cambio de herramienta laboral implica la aprobación de un examen de manejo en la Subsecretaría de Tránsito.

A diez meses de su inicio, se realizará la entrega de una tanda de 30 motocargas, habiendo cumplido con alrededor de 120 en total, según consigna El Tribuno. Sin embargo, muchas otras familias aún no han podido ser parte del plan de reconversión.

El secretario general de la Municipalidad, Juan Carlos Villamayor, dijo que “la mayoría” de las familias carreras optó por la entrega del motocarro en lugar de capacitaciones laborales. “Nos llena de orgullo ver a los carreros manejando las motocargas”, dijo Sáenz.

Lo cierto es que en las calles de Salta se ven los vehículos preparados para el transporte de garrafas de gas en el barrio, venta de comestibles o frutas y verduras. Les ponen una lona que funciona de techo para combatir la lluvia. Así, las familias empobrecidas continúan su lucha día a día y en situaciones económicas más complicadas, subidas al motocarro.