De torturador a diputado | El otro hijo de Alfredo Olmedo padre volvió a ser acusado por violento

Se llama Gustavo Orozco y estuvo detenido por torturar a personas a los que inculpaba en un homicidio. En Rosario de la Frontera dicen que el ex policía es ahijado político del padre de Alfredo Olmedo. Ahora será investigado por “violencia” por sus pares de la Cámara baja.

Gustavo Orozco vuelve a concentrar las miradas. Es diputado de Rosario de la Frontera por el partido de Alfredo Olmedo, aunque en el interior de ese partido todos aseguran por lo bajo que el “policía” no responde al “nene” sino al “padre” de la “criatura”: Alfredo Olmedo padre, el otrora famoso “Rey de la Soja” quien amasó una fortuna con la explotación de Salta Forestal a la que accedió durante el gobierno de Juan Carlos Romero.

Volviendo a Gustavo Orozco, hay que decir que en la sesión de ayer de la legislatura provincial el presidente del cuerpo, Manuel Santiago Godoy, autorizó un pedido de análisis a una acusación contra Orozco quien fue denunciado por «violento». Aunque no se conoce con precisión el tenor de la acusación, sí trascendió que habría incurrido en violencia física y la versión cobra fuerza por los tremendos antecedentes de Orozco mientras se desempeñaba como policía.

Y es que Gustavo Orozco fue jefe de la poderosa Brigada de Investigaciones de Metán y cobró notoriedad durante el año 2016 cuando fue detenido por golpear y torturar a dos jóvenes: Pablo y Rodrigo Carrizo. El objetivo de las torturas era que los mencionados se declarasen culpables del asesinato de Martín López, hecho que había ocurrido el 28 de mayo de 2015 en la localidad de El Potrero, a 45 kilómetros de Rosario de la Frontera. Finalmente se comprobaría que el crimen fue cometido por otros dos hombres que posteriormente fueron detenidos. Estuvo detenido en el año 2016, aunque él siempre se presentó como víctima de una interna policial.

El oficial, además, aparece como sospechoso en el caso de Claudio Valdivieso, quien apareciera muerto con claros signos de tortura en la Comisaria 31 de Rosario de la Frontera en el año 2012. Por entonces, Orozco cumplía funciones en el mencionado destacamento policial y cuando le tocó declarar dijo que no había escuchado nada.

Orozco empezó a desempeñarse desde muy joven en la Brigada y según los juntaderos delictivos y policiales del sur provincial, era quien comandaba los operativos y se había convertido en hombre de confianza de la fuerza y del ambiente político. Sus “buenos antecedentes” lo convirtieron incluso en miembro de la custodia del gobernador Urtubey.