De la presidencia a la cancillería | Los planes para Urtubey con una potencial candidatura presidencial de Roberto Lavagna

Massa, Urtubey y Randazzo no levantan vuelo en las encuestas y el peronismo no K piensa en el ex ministro de economía como candidato que sintetice posturas, gobierne un período y conforme un gabinete de presidenciables que incluya al salteño.

Ese es el eje central de una nota publicada por Gustavo González en Perfil. El periodista enfatiza que en el peronismo están seguros de que Macri es ganable pero requieren de un candidato ideal que hoy no tienen. El resultado de esa carencia es que varios le piden a Roberto Lavagna “que acepte ser candidato a presidente y lleve adelante un plan económico que rememore su éxito anterior”, en alusión al periodo que ocupó el ministerio de economía entre la presidencia de Eduardo Duhalde y los primeros años de Néstor Kirchner.

En los últimos días, el nombre de Lavagna cobró fuerza en el peronismo no K que evalúa que ni Sergio Massa, ni Juan Manuel Urtubey, ni José de la Sota o Florencio Randazzo  podrán imponerse a Cristina Fernández o al candidato que esta designe; aunque esos mismos operadores calculan que con Lavagna de candidato eso podría cambiar. Para dar fuerza al razonamiento, citan una encuesta de D’Alessio IROL/Berensztein de hace diez días que lo mostró con un 55% de imagen positiva, superior a la de María Eugenia Vidal y otros dirigentes bien posicionados.

Entonces las versiones de su candidatura cobraron más fuerza. Las fuentes del periodista Gustavo González le indicaron que en ese peronismo no K se imaginan “el plan lavagnista de un gobierno de solo un período de cuatro años (Lavagna llegaría con 77 a los próximos comicios) y un “gabinete de presidenciables” de cara al 2023, como Massa, Urtubey y Randazzo”, enfatizan.

Es más, hasta suponen un Massa ocupando el ministerio de Desarrollo Social, a Florencio Randazzo en Interior y a Urtubey en Cancillería. Tampoco descarta la presencia de actuales funcionarios del PRO en ese armado, como Frigerio y Monzó. Este supuesto plan de acción habla de “un gobierno de síntesis que plante las bases de un crecimiento sólido”.