Artistas y legisladoras durante la presentación del proyecto de ley. Foto: Twitter Romina Zanellato.

La propuesta se presentó ayer en el Congreso Nacional.

Este artículo fue publicado originalmente en octubre de 2018

El proyecto de ley sobre cupo femenino y acceso de artistas mujeres a eventos musicales fue presentado en el Senado de la Nación. Lleva la firma de quince legisladores, catorce mujeres y un hombre. La propuesta busca que haya un mínimo establecido de participación femenina en los eventos.

«Los eventos de música en vivo así como cualquier actividad organizada de forma pública o privada que implique lucro comercial o no y que para su desarrollo convoquen a un mínimo de tres artistas y/o agrupaciones musicales en una o más jornadas y/o ciclos, y/o programaciones anuales, deben contar en su grilla con la presencia de artistas femeninas», expresa el proyecto.

«A partir de los diez artistas programados, se entiende que el cupo femenino se cumple cuando éste represente el treinta por ciento del total de artistas solistas y/o agrupaciones musicales de la grilla. En los casos en que la aplicación matemática de este porcentaje determine fracciones menores a la unidad, el concepto de cantidad mínima se obtiene acercándose a la unidad entera más próxima. Cuando de la aplicación del 30% resulte un número cuyo primer decimal sea 5 se aplica la unidad inmediata superior», detalla en el artículo 2°.

«El cupo femenino se encuentra cumplido cuando se componga por artistas solistas y/o agrupación musical compuesta por integrantes femeninas y/o agrupaciones musicales nacionales mixtas entendiéndose por estas a aquellas donde la presencia femenina implique un mínimo del treinta por ciento (30%) sobre el total de sus integrantes. Para el cálculo de este porcentaje se debe proceder conforme al artículo 2º de la presente Ley», explica, y aclara que «las prescripciones de lo establecido no alcanzan a los grupos musicales que acompañen a solistas».

En el artículo 4º, sobre el registro, asegura que las artistas «deben estar registradas en el Registro Único de Músicos Nacionales y Agrupaciones Nacionales Musicales, de conformidad con la Ley N° 26.801.

Obligaciones y sanciones

¿Quiénes estarán obligados a cumplir con la ley, si es que se aprueba? «Se consideran sujetos obligados al cumplimiento del cupo referido a aquellos que cumplan la función de productor/a y/o curador/a y/o organizador/a y/o responsable comercial del evento, entendiendo que si estas condiciones están repartidas entre diferentes personas humanas o jurídicas la obligación impuesta por la presente norma los alcanza de manera solidaria a todos ellos». Deberán acreditar fehacientemente ante la Autoridad de Aplicación dentro de los noventa días previos a la realización del espectáculo o dentro de los cinco días posteriores de la puesta a la venta de las entradas al mismo y/o publicidad del evento el cumplimiento del cupo establecido mediante la presentación de la grilla del espectáculo programado. La Autoridad encargada de controlar la medida será el Instituto Nacional de la Música (INAMU).

Las sanciones por incumplimiento que propone el proyecto será una multa por un valor equivalente hasta el seis por ciento de la recaudación bruta de todos los conceptos que haya generado la actuación de los eventos de música en vivo.

Los fundamentos

«El presente Proyecto de Ley tiene por objeto garantizar el cupo femenino en los eventos de música en vivo que cuenten como mínimo con la presentación de tres artistas y/o grupos musicales en una o más jornadas, ciclos o programación anual. Es histórico el reclamo por parte de las mujeres músicas, tanto intérpretes como autoras y compositoras, sobre las dificultades para encontrar espacios donde exponer su visión del mundo a través del arte. Si para los músicos en general cada vez se achican más y más los espacios para tocar, en el caso de las mujeres esta estrechez alcanza la imposibilidad de dedicarse a la música como medio de expresión y como fuente de trabajo e ingresos económicos», asegura el proyecto en sus fundamentos. Agrega que «un estudio realizado por Auska Ovando en Chile para la publicación de La Ruidosa1, donde se analizan los principales festivales Latinoamericanos de México, Chile, Colombia, Argentina y EE. UU. (festival latino), arroja que entre más de 2000 artistas solistas y agrupaciones musicales, durante el primer semestre de 2017, el 78% fueron hombres, el 11,3 % fueron bandas mixtas (con mujeres en su formación) y tan solo 10,6% fueron artistas solistas mujeres o bandas formadas exclusivamente por ellas».

«Cuando se analiza la composición de género por país se revela que Argentina tuvo la peor representación de mujeres artistas en los escenarios (13,2% de solistas sumadas a las bandas mixtas). El mismo estudio revela que el principal festival del género Rock de Argentina es el más bajo en presencia femenina con tan solo 2,6% de bandas lideradas por mujeres y tan solo el 10,9% si sumamos solistas y agrupaciones mixtas (con alguna mujer en su formación) Lo siguen los de México y Colombia. Asimismo, el informe señala que en el primer semestre de 2017 hay dos festivales, uno de Argentina y otro de Chile que tuvieron valor cero de presencia de solistas femeninas o bandas exclusivamente de mujeres», sigue el proyecto.

«Por otro lado, hay que destacar que el hecho de que los productores o curadores de los festivales en su gran mayoría sean hombres, influye notoriamente -por el mismo sesgo cultural del varón- en la falta de oportunidades que tienen las mujeres para transmitir la visión femenina del mundo desde los escenarios», agrega.

Las autoras consideran que «el campo artístico-musical es un ámbito de gran visibilidad que construye modelos y representaciones sociales significativas, entre éstas, ofrece miradas sobre los géneros y las sexualidades. Por lo tanto, además del desequilibrio en cuanto a las oportunidades laborales y posibilidad de expresión señalados anteriormente, es importante que los festivales, que son instancias que ofrecen un panorama heterogéneo del hacer música, contribuyan a construir imaginarios de los géneros y las sexualidades más equitativos».

Los datos nacionales

El proyecto también presenta datos a nivel nacional basados en el Registro Nacional Único de Músicos del Instituto Nacional de la Música, que al 22 de junio de 2018 cuenta con 37.346 artistas registrados. «El promedio indica un 80% de músicos hombres y tan solo un 20% de mujeres, manteniéndose la misma diferencia de porcentajes en los aspirantes a subsidios de dicho organismo. De estas cifras se infiere que la proyección profesional de las mujeres en la música es notablemente más limitada».

En el NOA, sobre un total de 317 artistas registrados, 5 son bandas mixtas (1,57%). Hay 40 bandas lideradas por mujeres (12,6%). Las cifras nacionales son 6,07% de bandas mixtas (91 sobre 1605) y 9,66% de bandas lideradas por mujeres (160 sobre 1605).

En los principales festivales nacionales y provinciales del país, del total de 46, el 91% de (es decir 42 festivales) tienen una participación femenina de solistas mujeres o agrupaciones musicales lideradas por mujeres menor del 20 por ciento. 25 de esos 46 festivales (el 54%) tienen menos de 10% de solistas mujeres o agrupaciones lideradas por mujeres, y 8 de los 46 no tuvieron ninguna mujer liderando. Sólo un festival de 46 tiene una presencia de más del 30% de líderes mujeres. Es decir que el 67% (o sea 31 festivales) tiene una representación menor al 20% de la grilla. En 3 no hubo ninguna mujer ni liderando ni formando parte de ninguna agrupación musical sobre esos escenarios.

El rock, el más desigual

Según los datos presentados en el proyecto, el rock es el género donde existe mayor desigualdad. De un total de 7 festivales analizados, todos tienen menos del 5% de solistas mujeres o bandas lideradas por mujeres en sus grillas de programación. 2 de los 7 no tienen ninguna banda cuya líder sea una mujer. Si sumamos a éstas las bandas mixtas (con alguna mujer en su formación) de los 7 festivales, 5 (el 71% de los festivales), tienen menos del 13% de representación femenina en sus grillas.

En festivales de rock y pop (se analizaron los 4 principales) el 100% de ellos tienen menos del 16% de presencia femenina liderando bandas; 1 de los 4 no tuvo ninguna solista ni agrupación musical liderada por una mujer.

Música popular

De los 17 festivales relevados cuya programación es de música popular (no rock ni exclusivamente folklore) 15 (94%) tienen menos del 17 % de mujeres solistas o liderando agrupación musical en sus programaciones. 2 no tuvieron ninguna mujer encabezando. Si intentamos sumar a las agrupaciones musicales con alguna mujer entre sus integrantes, de los 16 festivales, en la programación de 13 de ellos hay menos de 20% de presencia femenina. 1 de los 16 no tuvo ninguna mujer en el escenario ni liderando ni formando parte de grupo.

Folclore

En 13 festivales folclóricos relevados, 11 tuvieron menos del 18% de mujeres solistas o líderes de agrupaciones musicales; y 2 de esos festivales no tuvieron ninguna artista mujer como solista o líder. Sumando todos los artistas solistas o agrupaciones musicales, de los 46 festivales (1611 solistas o agrupaciones musicales contratados), menos del 10% son solistas o agrupaciones musicales lideradas por mujeres. En agrupaciones mixtas ese porcentaje alcanza solo el 15,7%.