Crisis sanitaria en Salta | “Nos vamos a quedar sin médicos”, advierten desde Cafayate

Trabajadores del Hospital de Cafayate denuncian una “merma de personal” y que no pueden atender a la comunidad de los Valles Calchaquíes por falta de médicos, enfermeros y personal de apoyo.

La preocupación y la bronca por las pobres condiciones salariales crecen entre los médicos salteños y, así como en Salta Capital, en Cafayate los trabajadores de la salud pública comenzaron a protestar. “El estado de la salud pública es crítico” planteó Cristian Aguiar, trabajador de la salud en los Valles Calchaquíes, y describió que “en el Hospital de Cafayate estamos en un constante proceso de merma de personal médico, de enfermería y de apoyo: teníamos 8 pediatras y ahora tenemos 2, teníamos 6 odontólogos y ahora tenemos 2, tenemos un solo oftalmólogo y las guardias de los fines de semana sólo derivan pacientes a Salta porque no hay profesionales para atender las emergencias”.

Además, el trabajador de la sanidad advirtió que “nos estamos quedando sin personal porque los cargos vacantes del Hospital Nuestra Señora del Rosario no se cubren, sino que se mandan a otros hospitales de Salta Capital” y reconoció que “hay bronca e impotencia entre los médicos y en toda la comunidad”. “La gente hace fila desde las 5 de la mañana para sacar un turno que no se les puede dar por falta de profesionales y, obviamente, se enoja” contó y aseguró que “están enfrentando a los trabajadores de la salud con la gente”.

En el programa “Cuarto Oscuro” de FM La Cuerda 104.5, Aguiar declaró que “en el Ministerio de Salud dicen que ‘los médicos no quieren ir a trabajar al interior’ y eso es verdad porque realmente no les conviene económicamente dejar Salta Capital para ir a otra ciudad donde tienen que pagar un alquiler” y denunció que “el plus que se paga por desarraigo es miserable y no alcanza ni para la vianda diaria”.

Finalmente, el trabajador de la salud repitió que “el estado de la salud pública es crítico y nos vamos a quedar sin profesionales médicos” y consideró que “esta situación no es nueva, yo diría que lleva ya unos 10 años, y para solucionarse requiere voluntad política del ministro Juan José Esteban y del gobernador Gustavo Sáenz”.