Así lo informan empresas de créditos personales. El monto promedio que piden las personas es de $2750 a una tasa del 65%, más gastos para obtener el costo financiero total y una comisión por uso de la plataforma de $500, aproximadamente.

“En el último año, empresas que dan préstamos personales registraron incrementos en la cantidad de personas que solicitan financiamiento para pagar servicios públicos. Según la firma de que se trate, esos porcentajes van del 5% al 45%”, dice un párrafo del informe publicado por LA NACIÓN en su edición de hoy.

El informe se concentra en las llamadas “fintech” (empresas que mezclan finanzas y tecnología) quienes aportaron información el respecto. La firma de pago digital y préstamos personales Moni, por ejemplo, verificó para el último trimestre del 2018 un aumento del 45% en la cantidad de préstamos solicitados para pagar servicios en comparación con el mismo período del año anterior. “El monto promedio que pidieron los usuarios fue de $2750 a una tasa nominal anual (TNA) del 65% -a ese porcentaje hay que sumarle otros gastos para obtener el costo financiero total (CFT)- y una comisión por uso de la plataforma, que en el caso de los préstamos es de $500, aproximadamente” enfatiza LA NACIÓN.

La empresa de préstamos personales Vivus observó una suba en el orden del 40% de la cantidad de personas que piden préstamos para pagar facturas de servicios. Otra firma, Wenance, vio en ese mismo período un aumento del 5%, con clientes que se endeudan a costos que van desde el 168% hasta el 390%. La compañía de préstamos personales Plenti informó la misma variación.

Estas conductas se relacionan con el aumento en los servicios desde la asunción de Mauricio Macri. “Según los números del estudio EcoGo, desde 2016 hasta el momento los aumentos fueron del 747%, 1643,7% y 616,2% en gas, electricidad y agua respectivamente” precisa el informe. En el mismo se cita al analista de la consultora EcoGo Juan Ignacio Paolicchi, quien realizó una didáctica comparación.

“Entre diciembre de 2001 y octubre de 2015, en el mundo el precio de los servicios regulados -como la energía eléctrica y las naftas- había subido, en promedio, un 35% en dólares. Mientras tanto, en ese mismo período en la Argentina cayó un 67% en dólares”, escenario que se dio vuelta a partir de octubre de 2015 cuando en el mundo esos mismos servicios cayeron 6,5%; en la Argentina subieron 50% en dólares.

“En términos de ponderaciones, de impacto en el bolsillo y de lo que va a impactar este año en la Canasta Básica Total, los servicios como la energía y el transporte representan el 12% del total, mientras que en 2015 representaban apenas el 3%”, explica Paolicchi.