El historiador y periodista Martín Rangeón habló de la desesperante situación sanitaria que existe en esa localidad del departamento de Orán. También de las muestras de solidaridad que la pandemia desarrolló entre los santaroseños.

“Es alarmante la situación”, manifestó sin rodeos Rangeón sobre la situación que se da en esa localidad del norte provincial. Para graficarlo, recordó que de los 60 casos que hubo ayer en el departamento de Orán, 25 corresponden a Colonia Santa Rosa. A ellos deben sumársele otros dos que fueron informados en el parte de prensa que el hospital local difundió en la mañana del viernes, relató por el programa Cuarto Oscuro que se emite por FM La Cuerda (104.5).

Municipalidad de Salta

Consultado sobre el sentir de la gente del lugar ante el anunciado “toque de queda” que empezará a regir desde mañana, el historiador y periodista respondió que mucha gente lo aprueba. “Tenemos personas que están atravesando un momento muy difícil. Aquí son 19 los fallecidos por COVID 19, más de 200 personas aisladas, 132 casos positivos. Entonces es una situación que duele, pero también tenemos personas que no creen en lo que está sucediendo y realizan sus fiestas, no respetan las normas de prevención. El resultado es que el intendente anunció que van a endurecer las medidas. Aquellos que no cumplan se la verán con la policía y con respecto a los comercios y vehículos que estén funcionando después de las 20 horas – entre el día de hoy y mañana – tendrán sus severas multas. Y desde mañana a las 20 horas hasta el 31 de agosto, no vamos a poder salir a ningún lado. Es un toque de queda en donde el intendente manifiesta que utilicemos nuestras fiestas patronales en devoción a Santa Rosa de Lima en familia”, explicó.

En ese sentido, se le preguntó si las medidas dispuestas para este fin de semana se relacionan exclusivamente para evitar las aglomeraciones que generan las fiestas patronales. “Sí. Evitar las aglomeraciones en ferias, comercios, reuniones familiares, almuerzos masivos. Es más, ante esta situación ni siquiera se realizará una procesión virtual como se vino realizando durante este mes que fueron las festividades de San Roque, la Virgen de Urkupiña. Ahora directamente no habrá procesión virtual. Los devotos de Santa Rosa de Lima están realizando un altar en sus respectivas casas para pedir que éste viento de Santa Rosas nos traiga vientos de mejora, aires nuevos”, relato.

El docente contó también que muchos de los que estuvieron en la primera línea de combate contra el COVID se contagiaron con el virus, aunque ahora son dados de alta y empiezan a volver a la trinchera: la gerente del hospital, el cura párroco, a la comisaria de la seccional 23, la epidemióloga y varios enfermeros. Consultado sobre los efectos sociales que esta situación provoca en una localidad que ya mostraba un fuerte deterioro económico, el profesional dijo que sí, pero resaltó la solidaridad que el drama hizo aflorar. “Productores, comerciantes, hortícolas, vecinos, realizaron distintas colectas y a través de un fondo en el que obtuvieron más de 300 mil pesos compraron 14 tubos de oxígenos para el hospital. Y, a su vez, en las colectas que recaudaron menos dinero, compraron muchos insumos descartables. De esa manera colaboran con hospital local y la sala COVID 19”, relató.