Foto: El Siglo Web

Ayer en horas de la tarde se desató el caos en la capital cordobesa. Hubo además heridos de bala de goma. Culpan al gobernador Schiaretti. Se levantó el paro de EPEC.

Parte de la prensa cordobesa destaca que la movilización del sindicato Luz y Fuerza “chocó” contra la contención policial y eso derivó en la batahola de piedras, balas de goma, heridos y detenidos.

“Ese es el gobierno reaccionario de Schiaretti, amigo de Macri. Los medios le echan la culpa a los laburantes, sin destacar la justeza de los reclamos y que la Policía empezó a tirar con balas de goma”, aseguraron los trabajadores.

Luego de la represión, resultaron detenidos nueve manifestantes, entre ellos el empleado jerárquico de la  Empresa Provincial de Energía Eléctrica (EPEC), Héctor Tosco, hijo del mítico gremialista cordobés Agustín Tosco. El jefe del Sindicato de Luz y Fuerza, Gabriel Suárez, resultó con heridas de balas de goma.

La medida se mantuvo firme hasta la medianoche, cuando todos los detenidos fueron liberados. Entonces, desde el sindicato anunciaron que quedaban “suspendidas las medidas de acción directa”.