Aseguran que la Autoridad Metropolitana de Transporte no tomó en cuenta sus pedidos de equiparación de costos en la bajada de bandera y fichas.

En los días pasados, la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMT) hizo pública la convocatoria para la consulta destinada a la recomposición de tarifas.

Según el expediente de la AMT, el pedido de Federación Nacional de Conductores de Taxis es un 38% y el del el Sindicato de Conductores de Taxis pide un 25% de incremento, el conflicto se desató con la intervención de los remiseros.

Sergio Salinas, de la Unión de Conductores de Autos al Instante y Remises de la República Argentina (UCAIRRA), comentó a Nuevo Diario: “Pedimos que no haya diferencia entre el taxi y remis. Consideramos que se va a generar un ahorro para el cliente porque pedimos a la AMT una tarifa menor a la que seguro nos quieren imponer, de esa forma habrá competencia leal entre taxis y remises”.

Salinas además aseguró que en el expediente de la AMT no se incluyeron las notas presentadas por su sindicato, haciendo oídos sordos al reclamo de los remiseros. “Están la de todos los taxistas, menos las nuestras. Nosotros presentamos una nota el 14 de julio y no nos quieren dar bola porque queremos cuidar el bolsillo de los usuarios”, comentó otro referente del gremio.

De no avanzar con el pedido, no descartan la medida de fuerza.