En una relación que mantuvo 10 años hubo todo tipo de abusos, desde sexuales hasta psicológicos.

La jueza María Livia Carabajal condenó a Rafael Genaro Montellano a la pena de 6 años y 2 meses de prisión efectiva. Ello derivado del juicio que se llevó adelante por las denuncias de agresiones físicas, psicológicas y hasta sexuales contra quien fuera su pareja durante una década. Entre ambos, también tuvieron una hija.

El condenado, de 29 años, además deberá presentarse para que se le extraiga a material genético por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.

La víctima denunció que durante la década que estuvo en pareja con Montellano, sufrió todo tipo de abusos. Incluso cuando dejaron de convivir, en 2018, un día ella fue a pedirle dinero para la manutención de la niña de 1 año, su expareja protagonizó una escena de celos, la agredió física y verbalmente y llegó a vulnerar su integridad sexual para “constatar” que no había estado íntimamente con otra persona, aseguran desde el Ministerio Público Fiscal.

El fiscal Gustavo Torres Rubelt solicitó al Tribunal que el acusado, además de cumplir su condena, reciba tratamiento psicológico para el control y adecuado manejo de la impulsividad y conductas celotípicas en la relación con la mujer que aseguró esa no era la primera vez que era sometida a un trato violento y abusivo pero que no había realizado denuncias por temor a su pareja.