Hoy a las 21 horas en el auditorio Bebop de Capital Federal, la pianista brindará un concierto titulado «Cuchi & Thelonious»: una obra realizada a partir de las creaciones del salteño y Monk.

Pianista y compositora como ellos, Sarmoria acaba de publicar Cuchi & Thelonious, el disco que junto a Vanesa García en percusión, Patricio Bottcher en vientos y la cantante Victoria Zotalis presentará hoy a las 21, en Bebop (Moreno 364).

“En la música de ambos está ese gesto que continuamente tiende a romper lo convencional. Eso se escucha en las armonías, en el empleo del silencio y en general el valor que le dan a lo esencial, a lo despojado. Un pensamiento que se refleja también en una manera de tocar austera”, dice Nora Sarmoria al comenzar la charla con Página/12.

Monk y Leguizamón no se conocieron. Por esas asimetrías en la circulación de bienes culturales por el mundo, es poco probable que el pianista y compositor nacido en Carolina del Norte haya escuchado la música de su colega salteño. Sí se sabe, en cambio, que Leguizamón, hombre curioso en general y melómano entusiasta por herencia paterna, recién de grande descubrió la música del pianista norteamericano”, enfatiza el informe publicado por el medio citado.

“El Cuchi y Thelonious son dos de los músicos de mi adolescencia, que de alguna manera afinaron mi oído y acompañaron mi formación, por lo que acercarme a ellos es una especia de regreso a las fuentes”, asegura Sarmoria. “Sin embargo, en cada versión busqué mantener la esencia de cada uno. Fui muy respetuosa con las armonías de Cuchi. No creo que el camino hacia Cuchi pase por la rearmonización de su música, por eso busqué más bien hacer versiones de temas pocos conocidos”, agrega la pianista.

Cuchi & Thelonious es un trabajo valiente y estimulante, que va más allá de la simple traducción. A partir del diálogo de dos figuras referenciales, Sarmoria logra hacer su propia música. “Well You Needn’t», con una letra agregada por Victoria Zotalis -como hizo también en “Japonese Folk Song” y “Pannonica”-, “Boo Boo’s Birthday”, “San Francisco Holliday” y “Skippy”, de Monk, se articulan con “De solo estar”, “Amores de la vendimia”, “Chacarera del holgado” y una maravillosa versión de “Zamba del mar”, de Leguizamón.