Con más de 32 millones de dosis aplicadas hubo sólo 16 casos con efectos graves reportados y 4 muertes probablemente vinculadas a la vacuna

Estas son las cifras difundidas por el Ministerio de Salud de la Nación en el 14° informe de vigilancia de seguridad en vacunas, con los datos de los primeros siete meses de inoculación anticovid en el país. 

El informe de Nación detalla que hasta el 31 de julio aplicaron 32.187.823 dosis de vacunas contra la Covid-19, tanto primera como segunda dosis. Entre este número de inoculaciones hubo 50.463 “eventos supuestamente atribuidos a vacunas e inmunizaciones” (Esavi). Es decir, más de 50 mil personas reportaron haber experimentado diversas complicaciones menores tras haber recibido alguna de las vacunas. Esos efectos van desde dolores de cabeza y fiebre, hasta alergias. En tanto 16 personas registraron efectos graves considerados “indeterminados B1″, que es una clasificación que utiliza la Organización Mundial de la Salud (OMS) donde se incluyen a los efectos donde la “relación temporal es congruente, pero no hay evidencia definitiva suficiente para asignar la causalidad a la vacuna”. Es decir, se sigue investigando si la relación es directa. Además, se investiga la muerte de cuatro personas.

Los datos reportados tienen como base la aplicación de 11.368.961 Sputnik V, entre componente uno y dos; 11.145.461 de Covishield/AstraZeneca y 9.673.401 de Sinopharm. Los 50.463 reportes de Esavi significan una tasa de 156,8 por cada 100.000 dosis aplicadas.

Si se analiza en detalle cada uno de los tres fármacos, lo que se destaca es que el que más Esavi reportó fue la Sputnik V, con 41.545 reportes, lo que da una tasa de 365,42 por cada 100.000 dosis aplicadas. En el caso de AstraZeneca, se notificaron 2999, con una tasa de 26,91 por cada 100.000 aplicaciones. En tanto Sinopharm tuvo 2384 Esavi y una tasa de 24,64 cada 100.000 dosis suministradas.

“El 72% de las notificaciones de eventos adversos reportados fueron de mujeres. El promedio de edad fue de 42.4 años para ambos sexos. Este perfil podría tener relación con que la mayoría de los eventos fueron notificados al inicio de la campaña que comprendía al personal de salud”, pubicaron desde la Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas (Conaseva).

Luego agregaron: “La vacunación con Sputnik V fue la primera en implementarse en Argentina iniciando la campaña nacional el 29 de diciembre de 2020 y es la más utilizada hasta la fecha. Es muy importante resaltar que, ante el inicio de una campaña de vacunación en un contexto de pandemia, y con la introducción de una nueva vacuna, es esperable que la sensibilidad del sistema de vigilancia sea muy alta. Es decir, se cuenta con un sistema conformado por personal de salud capacitado para la detección y notificación de eventos”.

En el caso de efectos graves reportados, del total que recibió la Sputnik V, reportaron 9 casos, entre los cuales hubo 5 enfermedades. Síndrome de Guillain Barre: 3 casos; Trombocitopenia inmune: 3 casos; Pericarditis: 1 caso; Síndrome de trombosis con trombocitopenia: 1 caso; y Púrpura trombocitopénica trombótica: 1 caso. Mientras para Covishield/AstraZeneca hubo 7 casos con efectos graves considerados “indeterminados B1″, que derivaron en tres enfermedades: Síndrome de trombosis con trombocitopenia: 5 casos; Trombosis coronaria: 1 caso; Síndrome de Guillain Barre: 1 caso. En el caso de Sinopharm se registraron pocos Esavi leves, y cero efectos adversos graves “indeterminados B1″. Además, los especialistas explicaron que de los seis “eventos con diagnóstico de Síndrome Trombocitopénico Trombótico según definición de Brighton Collaboration que fueron clasificados por la Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas (Conaseva) como eventos indeterminados B, cuatro de estos eventos tuvieron un desenlace fatal”.

Del resto, indicaron que “los eventos en análisis se tratan de casos en seguimiento por la Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas, los cuales se encuentran aún en estudio para cerrar su clasificación final”.