Piden intervención de las autoridades.

Unas diez hectáreas ubicadas en Colonia Santa Rosa pertenecientes a una familia de productores fue usurpada por unas treinta personas. Los propietarios del terreno denuncian presiones políticas.

Se trata de la familia Manero, productora de cítricos en la zona. Según difundió La Nación, el lote iba a ser destinado a la construcción de una estación de ómnibus en el centro de la ciudad.

Los Manero ya sufrieron usurpaciones en el pasado. Aseguran que ya son unas 150 las hectáreas de su propiedad que fueron invadidas.

Denunciaron también que el lote de la disputa actual habría sido vendido a distintas personas sin ningún documento que certifique la legalidad de la transacción más que un recibo común de compra-venta.