Claudio Avruj se mostró en desacuerdo con las pintadas de los pañuelos en la plaza Belgrano

Foto: Página 12

El secretario de Derechos Humanos del gobierno de Macri dijo que no acepta ni aprueba la iniciativa de las organizaciones y sugirió que fue una maniobra política.

«Obviamente que yo no apruebo que se haya pintado un monumento público de la envergadura del monumento a Güemes, no lo acepto. Me parece que ya sabemos que la violencia genera violencia y esto tenemos que desterrarlo. Ni violencia verbal ni violencia de hecho ni violencia simbólica, tenemos que trabajar por el encuentro y el respeto de todos», dijo Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos, al referirse a la polémica que se desató esta semana por las pintadas de pañuelos de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo en el monolito de la Plaza Belgrano.

En diálogo con El Tribuno, el funcionario nacional aseguró que «los argentinos tenemos que saber respetar los símbolos».

«Los pañuelos tienen una simbología impresionante en la conciencia colectiva de los argentinos. Güemes también la tiene y no se puede sobreponer una cosa a la otra sin saber respetar los lugares. Yo creo que todos estamos trabajando por la paz, por el diálogo, el encuentro y los extremos de las posiciones fundamentalistas nunca fueron buenos. Yo llamo a la cordura y entiendo que también los monumentos y los espacios públicos tienen que ser respetados y nuestros héroes. Así como respetamos nosotros a nuestros héroes en Malvinas, en este caso, la figura de Güemes tiene que ser absolutamente respetada; y de nuevo, no utilizada políticamente con réditos que no tienen ningún sentido», agregó.

En Salta, la «persecución a los pañuelos» se realizó en Vaqueros, donde luego fueron repintados, y en el monolito de la Plaza Belgrano, donde también se repintaron pero ahora podrían volver a borrarse, ya que trascendió que desde la municipalidad se trabajará para borrarlos.