Ing. Sandra Carral Garcín.

Con la perspectiva que brindan los datos luego de más de un año de la crisis sanitaria provocada mundialmente por la COVID-19, se acumulan en el mundo los estudios de expertos para analizar sus múltiples efectos y consecuencias.

“Lo verdadero y auténtico se abriría camino más fácilmente en el mundo si los incapaces de producirlo no estuvieran conjurados para impedir que lo haga. Esta circunstancia ya ha frenado y retrasado, cuando no ahogado, gran parte de lo que podría haber favorecido al mundo”.

Municipalidad de Salta

Del Prólogo a la Tercera Edición de “El mundo como voluntad y representación”, por Arthur Schopenhauer.

Con la perspectiva que brindan los datos luego de más de un año de la crisis sanitaria provocada mundialmente por la COVID-19, se acumulan en el mundo los estudios de expertos para analizar sus múltiples efectos y consecuencias.

Resulta interesante rescatar un artículo* del sociólogo Laurent Mucchielli, director de investigaciones en el Centre National de la Recherche Scientifique -CNRS- de Francia, en el Laboratoire Méditerranéen de Sociologie -LAMES-, en el cual describe la monopolización de un discurso oficial COVID-19, lo que venimos observando desde el inicio de esta crisis en los medios de comunicación masivos.

Con el interés de rescatar otras miradas de expertos en este campo tan amplio que significa hacer y vivir en la pandemia, hemos salido de este contorno (no sólo por una cuestión ideológica a favor o en contra de una u otra medida, sino por la inquietud de encontrar solidez y claridad en la tormenta desatada por este caso de contaminación biológica, que ha producido cambios enormes en la vida de todos, restringiendo derechos fundamentales con consecuencias, para algunos, irreversibles).

Jamás ha sido tan importante poder acceder al verdadero conocimiento y experiencia, en estos tiempos de globalización supuestamente más asequibles, pero también nunca ha sido tan importante la censura de otras voces discordantes con el único mensaje que se quiso imponer. Todos hemos sido bombardeados todos los días con cifras de infectados y casos fatales en tal o cual lugar, una y otra vez, y sólo hemos podido escuchar y ver, en los medios masivos, un mensaje “oficial” único, que tildó de fake news toda otra voz discordante (incluso, en contrapartida, los que hemos seguido otros discursos, nos hemos anticipado en muchas de las noticias que hoy se dan de actualidad).

Esta paradoja, más propia de estados totalitarios que de verdaderas democracias, continúa y sigue siendo instalada con éxito, pero es desafiada por medios independientes y cierta movilización en las redes sociales, que no escapan también a la censura del mensaje oficial global.

En esta columna, considerando diversos aspectos de la COVID-19, en particular como caso de contaminación biológica, hemos ido rescatando el trabajo de expertos de renombre internacional, invisibilizado en los medios argentinos en general. La importancia de una visión amplia del problema, permite el enriquecimiento del debate en una cuestión que ahora presenta más claridad que hace un año atrás, justamente por los aportes externos a la doxa oficial impuesta.

Laurent Mucchielli describe en su artículo “Qui construit la doxa du Covid ?” (¿Quién construye la opinión de la Covid ?), lo que todos hemos experimentado en los meses de la pandemia, un discurso oficial irrebatible, que se quisiera infalible (a estas alturas, el trabajo y los estudios de profesionales y expertos en el tema en otras latitudes, demuestran que ciertas correlaciones, por ejemplo, en cuanto a las bondades del confinamiento general, no son tan ciertas, siendo por el contrario muy ciertos los perjuicios en múltiples aspectos). Ese mensaje general que se quiere hacer pasar, el investigador lo resume en: “1) Una pandemia amenaza la supervivencia de la humanidad entera; 2) No existe ningún tratamiento para curar a los enfermos; 3) Hace falta confinar a la población; 4) La liberación se logrará sólo con una vacuna”.

Mucchielli asocia a esta doxa oficial el concepto de sociodicea de Pierre Bordieu, en una citación de éste: “Max Weber decía que los dominantes tienen siempre necesidad de una ‘teodicea de su privilegio’, o, mejor, de una sociodicea, es decir, de una justificación teórica del hecho que ellos son privilegiados”. Para estos fines, sigue Mucchielli, es necesario el control de la información por los actores dominantes interesados en la construcción de esta doxa de la COVID-19, razón por la cual deberían investigarse las relaciones e intereses entre ellos.

Urge por otra parte, la episteme necesaria para contrarrestar esta doxa, puesto que afrontar el mismo problema con la serie de errores acaecidos en la gestión de la pandemia llevaría a más perjuicios no sólo en la salud de la población, siendo la responsabilidad de los funcionarios públicos a cargo del Estado la aplicación de medidas efectivas para el bienestar general.

Como ejemplo, siendo muy esperadas las estadísticas públicas (Boletín Epidemiológico) sobre lo sucedido en el campo de las enfermedades infecciosas en 2020, sólo es posible recuperar un Boletín Integrado de Vigilancia, con datos correspondientes a la vigilancia de la COVID-19 y vigilancia de Dengue y otros arbovirus. Para comparar la vigilancia epidemiológica en el antes y el después de la COVID-19, hemos escogido los boletines correspondientes a las Semanas Epidemiológicas 48 de 2019** y 2020***. Así, el boletín correspondiente a la SE48/ 2019 incluye la vigilancia de eventos priorizados tales como sarampión, dengue y otros arbovirus (Zika, Chikungunya, Fiebre amarilla, Encefalitis de San Luis y Fiebre del Nilo Occidental, y otras patologías incluidas en la vigilancia del Síndrome Febril Agudo Inespecífico -SFAI- como Hantavirosis, Leptospirosis y Paludismo), y las infecciones respiratorias agudas (Enfermedad Tipo Influenza -ETI-, Neumonía, Bronquiolitis en menores de 2 años -BQL- e Infección Respiratoria Aguda Grave -IRAG-).

Un dato que surge de la comparación cuantitativa con otro informe, en este caso del año 2009**** (también semana 48) es bastante interesante. En ese año también pandémico, por la gripe A H1N1, en el cuadro correspondiente a enfermedades respiratorias figuran 1.338.594 casos de ETI, 12.856 casos de Gripe humana por un nuevo tipo de subvirus, 11.318 casos de IRAG, 206 casos de IRAGI -Infección Respiratoria Aguda Grave Inusitada-, 195.885 casos de Neumonía, 206.785 casos de BQL, y 3.258 casos de Tuberculosis. Aglomerando las enfermedades respiratorias el total resultante es de 1.768.902 casos, y diferenciando en este total los casos pandémicos de los que no lo son resultan 12.856 casos contra 1.756.046 casos, respectivamente. El total de casos COVID-19 que figuran como casos confirmados en el informe de la SE48/2020 es de 1.369.940.

En este mar de cifras, con comparaciones ciertamente gruesas, ¿no sería adecuado disponer de los datos cualitativos y cuantitativos que faltan para poder inferir qué pasó realmente en el año pandémico 2020? Esto, por ejemplo, teniendo en cuenta el problema de especifidad, ya conocido, de los tests PCR según los ciclos de amplificación -CT- utilizados (el profesor Didier Raoult, director del Institut Hospitalier Universitaire (IHU) Méditérranée-Infection, recomienda 35 CT, siendo los resultados positivos confirmados con cultivo celular, realizando también el secuenciado de genomas, lo cual le permitió ser uno de los primeros expertos en el mundo que habló de las variantes del SARS-CoV-2, valiéndole esto la censura en el canal YouTube de un video***** en el cual hace referencia al tema -hace 5 meses-, logrando que se reponga ciertamente por la validez incontestable del trabajo del equipo del IHU Méditérranée-Infection).

En estas cuestiones donde, supuestamente, la prioridad es la salud de la población, los datos duros son los que interesan, pero lamentablemente, hasta el momento, cuesta encontrarlos en la información pública local por la falta de priorización de la episteme por sobre la doxa oficial.

Referencias:

* Qui construit la doxa du Covid ? https://blogs.mediapart.fr/laurent-mucchielli/blog/210221/qui-construit-la-doxa-du-covid La doxa du Covid : Réflexions sur le contrôle de l’information relative à la crise sanitaire https://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-03146987

** Boletín Integrado de Vigilancia N° 475. Edición semanal SE 48/2019 https://bancos.salud.gob.ar/recurso/boletin-integrado-de-vigilancia-n475-se48-03122019

*** Boletín Integrado de Vigilancia N° 524. Edición semanal SE 48/2020 https://bancos.salud.gob.ar/recurso/boletin-integrado-de-vigilancia-n524-se48-4012021

**** Epinoticias. Publicación semanal de la Dirección de Epidemiología. SE 48/2009 https://bancos.salud.gob.ar/recurso/boletin-integrado-de-vigilancia-se48-07122009

***** Qui meurt du Covid ? Bulletin d’information scientifique de l’IHU Méditerranée-Infection https://www.youtube.com/watch?v=WzvnHbTH0v8