Estudiarán cepas con alto contenido de CBD, que suelen utilizarse para la producción de aceites. Aseguraron que será un cultivo “chico, científico y experimental”.

Así como ya lo hacen otras casas de estudio como la Universidad de La Plata, Universidad Nacional de Rosario y la Universidad Nacional del Litoral, ahora la UBA se suma a la lista de quienes plantean estudiar el cannabis en sus propios espacios.

“Desde el primer momento manifestamos que teníamos que trabajar con materia prima propia y que íbamos a necesitar cultivos”, comentó a la Revista THC la directora del programa, Catalina van Baren.

La propuesta fue hecha hace más de un año, pero el Ministerio de Salud aprobó hace días la iniciativa con la firma de la Secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti. El proyecto se creó luego de la reglamentación de la Ley Nacional de Cannabis Medicinal, sancionada en 2017.

“El plan es trabajar con genéticas estables y eligiéndolas según sus perfiles fitoquímicos. La idea es recolectar y conservar la mayor cantidad de genéticas para futuras investigaciones”, aseguró el bioquímico Ignacio Peralta.

La instalación del cultivo “será dentro de un predio del Conicet o la UBA, que también tendrá que evaluarlo y aprobarlo el Ministerio de Seguridad”, adujo van Baren, que además acotó: “Uno de nuestros objetivos es generar una norma de calidad para el uso medicinal del cannabis”.