El legislador del PRO es el representante de la provincia de peor desempeño durante el 2020. Las cifras.

El congreso de la nación salió airoso del desafío que le presentó la pandemia en 2020. Mucho tuvo que ver el empleo de la tecnología y el balance fue positivo: más sesiones que en el año 2019 a pesar de unos meses de inactividad durante los cuales se preparó el sistema para funcionar de manera virtual. La modalidad alargó las sesiones y redundó en una mayor cantidad de palabras.

Municipalidad de Salta

Es lo que muestra el Índice de Calidad Legislativa publicado por el sitio Parlamenario.com. A lo largo de 21 reuniones registradas se verificaron 1.443.754 palabras, casi el triple de las verificadas el año anterior. Los siete diputados salteños aportaron muy poco a ese total: sólo 26.416 palabras.

Ello explica que todos puedan considerarse como legisladores de mitad de tabla para abajo, pero la situación de Martín Grande volvió a sorprender: como en años anteriores, fue el de peor desempeño. El más locuaz de los salteños fue Andrés Zottos que con 6.023 palabras ocupó el puesto 72; le siguió Virginia Cornejo con 5.303 palabras que la ubican en el 92; en el puesto 110 quedó Verónica Caliva con 4.472 palabras; en el 119 Lucas Godoy con 4.189 palabras; en el puesto 143 se ubicó Miguel Nanni con 3.139 palabras; y en el puesto 175 Martín Grande con sólo 2.079 palabras durante todo un año.

Es cierto que la legisladora Alcira Figueroa con 1.211 palabras se ubicó en el puesto 216; pero más cierto aun es que ella asumió recién a mediados de septiembre, tras el escándalo protagonizado por Juan Emilio Ameri quien fue eyectado de su banca tras protagonizar na escena erótica en plena sesión.