Rogelio Nerón.

Lo adelantó el intendente de Santa Victoria Este, Rogelio Nerón. Pidió al gobierno provincial que apuren los pozos de agua y permita a las comunidades originarias elegir los lugares para hacerlos.

“Me preocupa el tema del agua porque en un mes empieza la sequía”, manifestó Nerón a la sección local del diario Página 12. Ese medio informó que el primer jefe comunal indígena que tiene ese municipio estuvo en la capital salteña con el fin de iniciar la búsqueda de precios para la compra de un camión para llevar agua a las zonas más afectadas de su municipio. “Como mínimo, necesita cinco de esos vehículos para responder las necesidades por la falta de agua. Si hace esta compra, recién contará con tres camiones”, destacó la cronista.

“El problema es en un mes. Ya va a haber sequía y se les acaba el agua a los animales”, dijo el intendente al agregar que la sequía «llega antes porque no llovió y no desbordó tampoco el río Pilcomayo».

Nerón contó que mantuvo un encuentro con el ministro de Infraestructura de la provincia, Sergio Camacho, para que “apuren los pozos de agua”, pero también para que la intendencia sea consultada sobre la ubicación de las perforaciones.

Conviene recordar que este municipio se posicionó en los medios nacionales por las muertes por desnutrición de niños. En esa jurisdicción ya se hicieron dos pozos de agua: uno en el pueblo de Santa Victoria Este, otro en la comunidad wichí Santa María y se espera contar con otros dos: en el paraje Alto La Sierra y en la comunidad El Pelícano, lugar al que todos los días se envía un tractor desde Alto La Sierra llevando agua.

Las soluciones serán paliativas, ya que como mínimo “para andar bien necesitamos 15 pozos”, dijo Nerón. Afirmó que el funcionario provincial se comprometió a consultar a las autoridades locales y a quienes conocen la zona antes de realizar la obra.