A pocos día a de un caso similar en Salta, otra provincia del NOA reportó un uniformado femicida. La mujer era también policía. 

En Salta tuvimos el 24 de diciembre pasado el caso del policía en Cerrillos que tras burlar la custodia ingresó a la casa de su ex pareja y la asesinó de tres disparos con el arma reglamentaria el caso del policía en Cerrillos que tras burlar la custodia ingresó a la casa de su ex pareja y la asesinó de tres disparos con el arma reglamentaria otorgada por la Policía de Salta, para luego volarse la tapa de los sesos.

Apenas dos días después, en la provincia de Catamarca, un femicidio de tintes similares tuvo lugar. La diferencia en el caso catamarqueño fue que la víctima compartía profesión con el victimario. Otra de las similitudes entre ambos hechos fueron las denuncias por violencia que realizaron previamente las dos mujeres asesinadas.

El medio La Unión, de Catamarca, informa que el policía femicida, de apellido Tula, tras una discusión con su pareja, la oficial Aybar, usó el arma de esta para asesinarla de un disparo en la cabeza. Luego utilizó la misma reglamentaria para pegarse un tiro en la boca que saldría por la nuca.

Aybar cumplía funciones en la escuela de suboficiales local, y fue desde ahí que los colegas, tras notar su ausencia, se presentaron en el domicilio que compartía la joven pareja para encontrar la escalofriante escena de los dos cuerpos que llevaban al menos doce horas de descomposición, según detalló la prensa catamarqueña.

De todas maneras la Justicia ordenó la autopsia a  ambos cuerpos para conocer con exactitud cuándo y cómo murieron los oficiales. Trabajan en la escena el personal de la División Homicidios, criminalística y miembros del laboratorio satelital, quienes llevaran a cabo las pericias correspondientes.