La Justicia Federal se hará cargo del caso de presunto sicariato en Orán. No obstante, el abogado del acusado sostiene la inocencia de su cliente y pedirá el sobreseimiento.

La investigación en la que se acusa a José Martín Castillo de cometer un asesinato a sueldo en Orán se encuentra ahora en manos de la Justicia Federal ya que podría estar vinculada con el narcotráfico. Sin embargo el abogado del implicado, Federico Magno, sostiene que la medida es un “manotazo de ahogado”

Municipalidad de Salta

El letrado afirmó en diálogo con La Gaceta  que solicitará el sobreseimiento y liberación de  Castillo, el tucumano indicado como asesino, ni bien sea notificado de la resolución.

Las víctimas del supuesto sicario son Raúl Martínez, muerto a balazos cuando descendió de su camioneta al llegar a un puesto de choripanes en el centro de Orán. Y Adrián Ricardo Gerónimo quien recibió cinco tiros pero logró sobrevivir. Esto sucedió la noche del 7 de mayo de 2017.

Castillo es sospechoso ya que una triangulación de teléfonos celulares ubicó el suyo a pocas cuadras del lugar del hecho. Sin embargo, la defensa alega que el acusado se encontraba en Orán para realizar una compra y que nunca tuvo contacto con familiares ni implicados en la causa.

La investigación indica que el celular se activó en dos oportunidades: la primera fue con el comprador del auto y la segunda, en una comunicación con un número que tiene característica de Tucumán, que es del hijo del comprador.

Magno solicitó la ampliación de la indagatoria ya que su cliente desconocía de la triangulación de la antena de su celular. Además, deberá explicar  de dónde y quiénes son los números con los que se comunicó.