Carta Abierta | “Mi hermana fue al Cerro de la Virgen como persona y volvió inconsciente para morir al día siguiente”

Sandra Carral Garcín (izquierda) junto a su fallecida hermana Gloria Armella.

Publicamos el escrito que Sandra Carral Garcín nos remitiera a tres años de que su hermana Gloria Armella muriera en una peregrinación de la Virgen del Cerro, actividad sin habilitación ni control provincial ni municipal.

La lucha que he comenzado el año pasado, averiguando las instancias administrativas de la actividad dicha “sin fines de lucro” conocida como Virgen del Cerro, aún no ha terminado. Hasta el día de hoy sigue sin respuesta el pedido de Audiencia Pública – según Código de Planeamiento Urbano Ambiental, presentado en el expediente del Proyecto Especial de Estudio de Impacto Ambiental y Social aprobado en 2016, pero con la irregularidad – entre otras – de no tener en cuenta que la actividad generadora del proyecto, en la parcela en la cual se llevan a cabo las actividades, no cumplía con la ordenanza 14529 entonces vigente por no contar con Estudio de Seguridad, documento obligatorio por ser “actividad colectiva sin fines de lucro”, documento fundamental para preservar las vidas y la salud de los peregrinos que son atraídos por la múltiple propaganda estatal y privada para que cada vez sean más quienes pagan los tours all que incluso son vendidos por la Oficina de Peregrinaciones Salta -gerenciada por los supuestos donadores- y por la red de servidores misioneros, según se califican quienes traen peregrinos desde distintas provincias del país.

En este camino que ha sido muy laborioso y triste, me he encontrado con los obstáculos previsibles de una administración provincial y municipal que es evidente estaba y está en la misma posición protectora de esta actividad ilegal, tal como el abogado de la querella de esta causa, quien renunció a mi representación y a la de mi padre, luego de enterarse de la primera nota publicada en Cuarto Poder, cuando el periodista Daniel Ávalos, entonces editor de este medio, relató los detalles de la situación.

Estas protecciones ilegales a quienes no cumplen normas básicas mientras se manejan volúmenes importantes de personas en un solo lugar, son lejanas a la verdad, a la justicia, y explican por qué el fiscal de la causa penal no me llama y porqué nadie en la justicia ha investigado la cadena de responsabilidades penales y civiles en la ocasión del siniestro que se llevó la vida de mi hermana, y porqué el lugar no fue clausurado en el momento inmediato o posterior a este hecho luctuoso.

Ahora la ordenanza que rige estas actividades es la 15292, y pese mis múltiples intervenciones en el expediente citado en la Municipalidad de Salta, no tengo noticias de que se hayan efectuado los controles solicitados porque al Poder no le importa la vida y la seguridad de las personas. He solicitado en efecto que se controle la cantidad de personas que va porque hasta el día de hoy no hay estadísticas oficiales.

Este EIAS se aprobó sin ninguna verificación ni control. Es más, dos funcionarias municipales contradicen el informe del Ministerio de Turismo de la Provincia de Salta: se me ha respondido por escrito en dos oportunidades diferentes, que controla y regula este Ministerio, pero desde allí responden que no.

La fundación organizadora, Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús miente. No van como máximo de 2000 a 2500 personas. Se contradicen ellos mismos puesto que en 2005 en estadísticas propias y carta enviada al Arzobispo de Salta, Monseñor Cargnello afirman lo contrario; inclusive la capacidad instalada declarada en sus propios documentos disponibles on line los contradice; sin olvidar que el padre Laurentin – especialista mariano que vino a estas tierras – escribió que al lugar concurren hasta 70000 personas! Qué raro que quienes se proclaman santos receptores de la voluntad divina y de la Virgen en particular, mientan. Sí. Así es. El dinero no puede nunca corresponder con la santidad.

Si quieren enarbolarse Santuario como el de la Virgen de Lourdes en Francia, aclaro que hay que cumplir normas como este Santuario cumple (normas francesas y normas del derecho canónico para los vulnerables). Es lo básico porque no se puede pretender sanar y curar si al peregrino que allí va lo único que le aseguran por escrito en lo que parece es el único documento de seguridad (el instructivo también disponible on-line), es que ante emergencias los peregrinos quedan bajo la responsabilidad de sus familiares y de los coordinadores que los llevaron. Así de simple, los llamamos a que vengan, “la Virgen es la que llama”, pero ante lo imponderable, nos lavamos las manos.

Ayer en mi memoria estuvieron intactos los recuerdos de la jornada del accidente: mi hermana se fue al Cerro de la Virgen como persona y volvió destrozada e inconsciente para morir al día siguiente. ¿Cómo habrán sido sus últimos momentos de conciencia en el cerro? Se dice que no le pusieron cuello ortopédico, que la corrieron rápido como un estorbo e inclusive el imputado y un colega suyo de TRANSAL – empresa certificada ISO 9001 que dice proteger a los pasajeros – dijo que estaba robando celulares…

Mi hermana Gloria Armella cayó por una puerta de colectivo que quedó abierta. Fue víctima de la inseguridad física de un lugar que no cumple normas y por ello es ilegal. Y quisieron hacerla pasar por ladrona. Tres veces víctima: del accidente del colectivo que la bajaba del cerro, del intento de culparla a ella, de una creencia en algo que no es. Una persona inocente.

Mi lucha no ha terminado, recién comienza. Todos los viernes estoy en la Plaza 9 de Julio en la marcha de los Familiares Contra La Impunidad Salta a quienes agradezco profundamente porque tal vez gracias a ellos, todavía estoy en vida (algunos personajes encumbrados me han preguntado: “Usted, ¿no tiene miedo de que la maten?”). Y celebro que en Salta haya periodismo que busca la verdad como Albert Camus decía debía hacer el periodista. Un agradecimiento especial a dos hombres de prensa, Daniel Ávalos y Franco Hessling (este último ternado por FOPEA el año pasado como periodista de investigación en este asunto provincial). Al poder no hay que tenerle miedo.

Sabemos que éste es un emprendimiento de una matriz corrupta financiera y de poder. La muerte de mi hermana no quedará impune. Aunque la cloaca judicial -citando a un prestigioso abogado honesto que se ha expresado en estos términos de un lugar que él conoce bien- no haga justicia, la verdad no se callará. Los nexos son claros y hasta se encuentran en internet. Porque se creen impunes, pero ya no lo son más.

Estamos ante el más grande FAKE del país, antes espejitos de colores, ahora vírgenes y sacerdotisas del poder y del dinero. Es mentira. Es un negocio. Y todos aquéllos en conexión con esto, quedarán expuestos a la luz como el rey desnudo. Peregrinos, dejen de financiar este negocio. Dicen que le hace bien a Salta, ¿desde cuándo la mentira es buena y la verdad es mala?

Sandra Carral Garcín