Médicos del Hospital Garrahan realizaron estudio con cannabis: afirman mejoras en la vida de niños y niñas con epilepsia refractaria - Foto: Prensa Garrahan

Se trata del primer ensayo en Latinoamérica con el aceite de cannabis aplicado al tratamiento de niños y niñas con epilepsia refractaria.

Los efectos del cannabis en tratamientos a niños y niñas con epilepsia refractaria son positivos. Así lo confirmó un estudio realizado por el Hospital Garrahan en el que aseguran que el 80% de los pacientes redujo las crisis epilépticas.

Se trata del primer ensayo clínico a nivel país y regional sobre la aplicación y administración del aceite de cannabis rico en cannabidiol en casos que «no responden a ningún tipo de tratamiento disponible actualmente, como los anticonvulsivos, las dietas especiales e inclusive las cirugías». Comenzó hace más de un año y si bien no ha finalizado, los resultados preliminares “superaron ampliamente las expectativas”.

“Los números son muy positivos y nos permiten ver una gran reducción de cantidad de crisis y mejoras en la calidad de vida. Este estudio debía responder una pregunta: ¿Es efectivo y seguro el aceite de cannabis en dosis farmacológicamente controladas? Hoy sabemos que la respuesta es sí”, sostuvo Carlos Kambourian, presidente del Garrahan.

Desde la institución detallaron que de los 49 pacientes con seguimiento suficiente, 39, es decir el 80%, tuvo una respuesta positiva con reducción en el número de crisis. El promedio grupal inicial de 959 crisis por mes (unas 30 diarias) disminuyó a 381 crisis mensuales (13 por día), lo que equivale a una reducción del 60%.

Los pacientes estudiados tenían a su ingreso entre 9 meses y 17 años de edad. Su procedencia era de Provincia de Buenos Aires (58%), CABA (12%) e interior del país (30% de las provincias de Entre Ríos, Salta, Neuquén, Catamarca, Chubut, Misiones, La Pampa y Tucumán).

Todos los pacientes incluidos en el estudio tenían diagnóstico de encefalopatía epiléptica refractaria, con crisis que comenzaron entre 1 día de vida y 7 años de edad. Todos sufrían más de 10 crisis diarias.