Vecinos de la Brigada de Investigaciones aseguran que el lugar se parece más a un escenario de tortura que a una perrera.

Por las noches toda la vecindad de la zona de calles San Juan y Florida escucha los alaridos caninos. Eso y los malos olores desataron una serie de quejas, según reporta Nuevo Diario en su edición matutina. En el lugar se encuentra, además de la Brigada de Investigaciones de la Policía de Salta, una perrera que guarda alrededor de 20 perros.

Municipalidad de Salta

Según las denuncias de vecinos, replicadas por el diario, los animales pasarían la mayor parte del día encerrados en unos caniles pequeños, con techo de chapa. Ello sería de gran perjuicio porque tienen que aguantar las altas temperaturas de días como los actuales, bajo techos calcinantes. Y en invierno bancar el frío paralizador.

Sólo en horas de la mañana los perros están sueltos y dan un par de vueltas por el patio, pero no por mucho, sino alrededor de una hora. Luego regresan a su encierro, cual si de presos se tratara.

“Hay veces que están todos los caniles llenos y otras que hay menos. Durante los fines de semana no se puede dormir hasta tarde porque apenas sale la luz ya comienzan a llamar la atención”, comentó una vecina.

Nada se informa si se trata de animales callejeros o si es la división canina de la Brigada. Pero sí se hace saber que no todos los perros están bien alimentados: “les dan alimentos una o dos veces por día y no sé si son las porciones adecuadas porque algunos están flacos”, agregó el denunciante.

Los caniles en la Brigada de Investigaciones (Foto: Nuevo Diario)